Me han visto en Alaska (Poema – Improvisación VIII)

Un pequeño poema improvisado que me inspiró el mapa que tengo aquí en el blog…

Las estadísticas me informan
que me han leído en lugares
distantes, distintos, dispares
como Australia y los Urales

Escribir es proyectarte
Y que te lean, es visitar
Así, me sale gratis
Si mis letras viajarán

Pienso en los esquimales
(y no sé porque leen en español)
E incluso bajo volcanes
En Hawaii, he estado yo

Una paradoja triste, extraña
bajo este cielo tan azul:
Hasta me han visto en Alaska
Pero no me has visto tú

Anuncios

En el mundo de los fríos (Poema-Reflexión)

La sociedad es cruel… Te enseña a encubrir tus sentimientos tras capas y capas de “comodidad”, “tranquilidad”, “calma”, y demás vicios que al final, todos significan lo mismo: Miedo. Miedo a sufrir, a que las cosas no funcionen, a que “algo” salga mal, y todo se desmorone.

Resulta, sin embargo, que las personas que no eligen accionar, por miedo a sufrir… Están sufriendo. Y ese sufrimiento, causado por el miedo a no sufrir, duele incluso más… Pues aparentemente, se siente bien. Se vuelve común y usual, hasta el punto en que tu corazón es una dura y fría roca, y no sabes ni siquiera cómo pasó.

Vivimos en el mundo de los fríos. Como tal, hay reglas que debemos acatar. No expresar mucho, saber dónde hacerlo, cómo hacerlo y en qué situación… Aunque, para una persona que despertó, es dificil. Hoy, quisiera volver a ser “El Hombre de Hielo” (vivir en miedo es cómodo), pero ya no puedo… Se que hay algo más, y se que me merezco algo mejor a “me siento en calma, quiero seguir así, aunque jamás trascienda”.

No… Hay algo más.

Podemos escapar del mundo de los fríos, y encontrar el amor y la felicidad…

Solo hace falta voluntad.

Yo no soy parte de esto y tu tampoco
Somos diferentes aunque casi, muy por poco
Se que toco a tu espíritu y este llega al límite
Y me dices que quieres ir más lento, pero sigues

Siempre pides que detenga a mi intensidad, tu piensas
Que así te protegerás de un golpe de tristeza
Estás acostumbrada, ambos lo estamos, me corrijo,
Y es que vivimos en el mundo de los fríos

Donde la esperanza no vale nada,y nada real es
Donde un te quiero es solo eso, y se puede vender
El lugar de donde tú y yo somos no es este
Síentelo en tu interior, conecta con mi mente

Veme… y consigue darte cuenta
De que mi calidez no es usual, pero no quema
El miedo a nunca ser feliz es lo que vuelve al cielo gris
Te di mi corazón, por que yo confío en ti

Descubre mi alma
Consigue notarla
Tira la muralla
Lo nuestro es de verdad, la

Oportunidad es solo hoy
Déjame darte mi amor
Sabes tú que sólo yo
Calentaré tu corazón

Ahora que te veo me doy cuenta de algo
Yo salgo de la atmósfera, y te dejo de largo
Me hace falta dulzura, es que me duele que sufras
Pero la verdad no se que hacer para que dejes las dudas

Tú me dices que seguirás a lo que sientas
Pero a veces, cuando te hablo, yo siento que te congelas
Te alejas… Me dejas, y la verdad eso duele
No digas que eres cruel, sólo es que aún no comprendes

La luz de tu interior, como un sol en el planeta
Pupilas dilatadas, de tu alma son las huellas
Tienes un corazón más grande la mayoría
Pero temes que al librarlo, alguien te lastimaría

Y la estabilidad asusta, yo se que nos iría bien
Del mundo de los fríos tú y yo podríamos trascender
Ser dos luceros en el firmamento eterno…
Dejando atrás la apariencia y sobre todo, al miedo

Y conmigo vuela
Vamos, Maricela
Hasta las estrellas
Siempre, que tu quieras

Aquí estoy hasta el final
Desde hoy, eres inmortal
Desde que estoy contigo
La verdad, no siento frío

Quiero que me sientas con el alma
Y que me tengas en tu piel, sin tocarla
Que seas mi musa, única y dorada
Y escapemos del mundo de los fríos, mañana

393044__frozen-sunflowers_p

Mi damisela (Poema)

Un poema de hace ya poco menos de 4 años… De los poemas a los que les tengo más cariño:

Encerrado estuve en mi propio castillo
Con mucha gente y solo conmigo mismo
Y estaba vacio…mi Reyna se había ido

Vencí mil dragones, pase mil pruebas
Pensé “¿entonces Dios porque de mi la alejas?”
Y entonces…llego una damisela

Su hermosa belleza con o sin querer
Se hizo mi armadura, mi fuente de fe
“Todo tiene solución”…me hizo creer

Y con o sin querer me atrapo, y después
Su bella hermosura me hizo entender
Que todo puedes superar con solo intentarlo

Pero ella tenia un problema fatal
El dragón de su torre la tenia, y aun mucho mas
Ella se negaba a tomar mi mano

Y aquel caballero que mató mil dragones
Superó mil pruebas aun tan peores
Pero hoy, solo esta llorando

Maldito dragón, también justicia ciega
Tan ciega como mi amada damisela
Que a alguien tan cruel te aferras

Tan cruel que te hiere y luego quiere volver
Tan cruel que te deja para luego querer
Arreglarlo solo con un “lo siento”

La justicia ciega tampoco me ayuda
Tan solo mi fe en ti con la luz de la luna
El recuerdo de tu hermosura

Encerrado estoy en este gran castillo
Quisiera dejarlo volar y contigo
Desterrar el dragón de tu corazón al vacio

Venceré mil dragones, pasare cada prueba
Todo olvidarás…si tan solo te quedas
Te librare de tu torre, mi damisela

Las arenas de lo incierto (Poema)

Un poema reciente… ¡Y la novedad de que el blog ya tiene canal de YouTube! Ahora, algunos poemas y demás publicaciones serán acompañadas por un video del canal, espero se puedan pasar y si les gusta, se suscriban. Pero bueno, el poema dice así:

No hay nada más bello
Que dos personas caminando
En las arenas de lo incierto

Pues es posible un pronto final
Con la duración de un suspiro
Más precisamente, es lo efímero
Lo que lo hace algo tan especial

No hay astro más brillante
Que el que recorre el cielo
Y luego se va, cuanto antes

Pues su luz, tan poco nos dura
Que el saludo se torna en despedida
Más así, justo así es la vida
Y es necesario aprovechar la dulzura

El amor del poeta (Reflexión)

La poesía no es más que el aullido que lanza el corazón, en ausencia de la mujer amada. Así como el lobo busca y persigue sin alcanzar el fulgor plateado de la Luna Llena, el poeta escribe gotas de dolor, para la dama que ha tomado el turno de no acudir ante sus llamados de amor.

Ahí radica la paradójica maravilla de los poetas: Causan sensaciones de amor y placer en quienes leen su obra… la cual no es otra cosa sino el polvo fino, que cae de los trozos de su corazón desperdigado por el mazo sublime del rechazo femenino.

Así, nunca verás a un poeta llorando, al menos que el vino le haya ganado la batalla: es la pluma del escritor la que suda, sangra y llora tinta, y solo en momentos de vergonzosa realidad y confianza ciega hacia el hermano o amigo, logra expresar su verdadero sentir con palabra hablada.

Pues esa es la paradójica cárcel de los poetas: Viven presos de su pluma y tintero, pues lo que no gritan en este mundo, lo compensan creando universos paralelos. Universos de felicidad, lucha incesable y dragones a los que combatir al filo de la espada del verso.

Si un poeta se enamora de ti, ¡ay, desdichada! Pues él, a pesar de saber que las hijas de Afrodita no desean recibir versos y que seguramente será rechazado por tu merced, el seguirá creando, inmortalizando, transformándote en su musa inspiradora… Y en tu nombre creará mundos, universos, destruirá dragones y bajará la Luna (pues es sabido por los filósofos que solo un poeta puede realmente bajar la Luna, o subirte a ella, según su propósito).

Tú, a quien Destino hizo que enamoraras al joven escritor, prepárate para la constante lucha entre el orgullo y la tristeza. Orgullo, pues serás inmortal, y así pasen los siglos, siempre se recordará que hubo una mujer que causó tanta calamidad y tanta locura en un hombre… Tristeza pues sabemos que las mujeres no desean poesía, y no hay nada más lamentable ni lastimero, que ver a un poeta con el corazón roto.

Y ahí radica la tercer paradoja del poeta, que más bien es del objetivo de tanta poesía y halago: Su obra (y en el proceso, su Musa) se vuelve inmortal y es aclamada por todos los que la ven… Excepto por la mujer a la que fue escrita. No hay nada más puro que el amor de un poeta, y no hay nada más ciego que la mujer de quien el poeta se enamore.

Y sin embargo, el poeta tendrá fe, sin importar lo que suceda. Pues así como puede crear universos en los que baja la Luna, también puede crear un paraíso (que tal vez algún día se vuelva real). Un paraíso donde las mujeres tienen los ojos y el corazón abiertos, y responden ante el verdadero amor, el amor del poeta.

descarga

Promesa de Esperanza (Poema)

Con toda la fe del mundo…..

Hoy te tuve al frente, al fin de la mesa
Más los kilómetros sobraban, entre nuestras almas
Ahora, a la distancia, mi interior me reclama
Que te extraña, que mi amistad hoy te espera

No pienses jamás que no agradezco por todo
Tú, con tus palabras, me ayudaste a ver un modo
Me ayudaste a combatir mis dragones y demonios
Convertiste en risas y cariño, a cada uno de mis lloros

Te amo, y se, sin miedo, que tú a mi también
Más esto no es carne, ni siquiera romance es
Por ti, siento certeza de tener familia lejos de casa
Por ti, siento unión, una promesa de esperanza

Un cariño tan hermoso, que nunca sentí antes
Y por eso malentendí, hoy mi corazón lo sabe
Y te juro, que haría todo para recuperarte
Y mirar a la amiga que todos mis secretos sabe

Hoy, seguimos distantes por aquel malentendido
Mas aquí, estoy guardando la amistad que construimos
Temo el día en que te vea, y sea un desconocido
Me aterra tener miedo a contarte algo mío

¿Aún quieres tiempo? Está bien, no te apresures
Tal vez esto no lo creas, por más que te lo jure
Más quiero hacerlo claro, para que no lo olvidases
Mi promesa de esperanza, es quererte como antes

Que vayamos, algún día, al cine o por un café
Abrazarte y en mi alegría, decirte: “te extrañé”
Que pueda estar contigo, en la niebla, tus días grises
Que me escuches, como siempre, en los días tristes

La promesa de esperanza, es volver el tiempo atrás
Reír por idioteces, apoyarnos sin dudar
Contarte chistes crueles, que me cuentes tus planes
Que me sueltes un manazo si llego a molestarte

Te juro y prometo que esa es mi única intención
Te dije que eres un ángel, pues eso creo yo
Y se que no nos conocimos por casualidad
Y se que pase lo que pase, en ti puedo confiar

Perdona, por dejar que esto se fuera al límite
Perdón  si, sin quererlo, te entregué mi espíritu
Y sin que lo pidas, perdono lo que hayas hecho
Aquí nadie está pulcro, sin mancha, ni perfecto

Pero nuestra amistad va más allá, todo ha soportado
Y por eso esta promesa de esperanza, he creado
Sabes que te escribo con la mano en el corazón
Gracias por todo tu cariño, tu valor

Se que mañana reiremos al hablar de qué pasó
Y con alegría, podré contarte cuando encuentre el amor
Podremos ir, juntos, a otro concierto de Simple Plan
I’d do anything for you, I hope you understand

maxresdefault

Espero que la promesa se cumpla…

Esmeraldas en tus ojos (Poema)

Esmeraldas en tus ojos, grandes como estrellas
Y tan brillantes como un cúmulo de galaxias
Llenos de vida, como el color que representan
Y llenos de alegría, calor, riqueza y magia

Mientras dormías, un beso te dieron los dioses
Con todo el cariño, para que nunca se borre
Y ese beso, bajo tus labios, se convirtió en lunar
De tu belleza y brillo celeste, siendo una señal

Tus ojos, vida que en primavera siempre brota
Me pierdo en ellos, mi corazón, hoy te añora
Con el sol en tu rostro, al sentirte apenada
El fuego que te abraza, y a mí, más me enamora

El oro que existe en el templo más exquisito
Fue espolvoreado en tu cabello, marco perfecto
Para tu rostro, tan puro como el amor que vivo
Cuando te sueño, cuando te miro, cuando te pienso

En tu corazón, está el calor de aguas termales
Y tu voluntad contiene la fuerza de los mares
Tus manos, hechas de suavidad de manantiales
Y yo, repleto de amor hacia ti, eso lo sabes

Tus abrazos, majestuosos como estrella fugaz
Ganar uno solo de ellos, es lo más glorioso
Viendo tus ojos con brillo de aurora boreal
Y sentirme en el cielo, al besar tu rostro

Este poema es tan solo el conducto del amor
Que inspiras, musa eterna para este soñador
Cada día busco el modo de enamorarte y descubrir
Que las esmeraldas de tus ojos, estén viéndome a mi

Cálida (Poema)

Tomé tus manos y las encontré cálidas
Te mostraste como eres, ya desarmada
Tus mejillas al rojo, suave tu mirada
Al hablar, nuestras voces se quebraban

Te expliqué y me explicaste muchas cosas
Mas tenerte entre mis brazos, fue la gloria
Besar tu rostro y susurrar mil “te quieros”
Al mismo nivel, dos humanos sintiendo

Ni tú eres un ángel, ni yo un demonio
Sea como sea, tú para mi, eres un todo
Pasar mis dedos por tu piel, porcelana
Te mostraste como eres, y por eso, gracias

Al conocerte, no sabía que esto iba a sentir
Y no me arrepiento, tu mirada me hace feliz
El pastizal en tus ojos, y el sol en tu rostro
Y tus cabellos suaves, revestidos de oro

Perdón por decir que estabas congelada
Encontré el verdadero calor de tu alma
La nieve en tu piel es cálida al tacto
Traduce mi mirada, pues dice “te amo”

Inmaculada (Poema)

Como la cara más oculta
Del fondo oscuro de la Luna
Desconocida, inexplorada
Deseo hacerte mi morada

Habitar las zonas abisales
Debajo de tus miradas
Debajo de tus lunares
Morir en ti, vivir mañana

La nieve de tus montañas
No existe alguna más blanca
Mi cordura, quiero perderla
En tus valles y tus praderas

La más brillante pureza
Rompe mi gran impaciencia
Tu halo de brillo tan inocente
Ocupa hoy, toda mi mente

La fusión de espíritu cálido
Con uno frío,  de rostro pálido
Desconocida, inexplorada
Morir en ti, inmaculada

Algo que solo nosotros entendemos (Poema)

Uno de esos poemas que escribí en momentos de desesperación. Es triste, pero hermoso saber como todo el panorama puede cambiar, y poemas como este se vuelven solo recuerdos….
.
Hay quien dice que solo me haces sufrir
Que estoy perdido y que por ti, caí
Pocos tienen idea de nuestra historia de “amor”
Y Nadie nunca te verá a ti como yo
.
Donde todos ven indiferencia, yo solo veo duda
Donde todos ven duda, yo veo tu ternura
Donde ven superficialidad, yo veo tu corazón
Donde ven mi idiotez, yo solo veo mi amor
.
Si te llegan a decir algo, no hagas nada de caso
Ni he caído, creo que solo estoy descansando
Recuperando mis fuerzas, tal vez algo aturdido
Pero nunca creas que por ti mucho he sufrido
.
Tal vez he llorado por tu causa un par de veces
Pero las lagrimas que secaste, compensan con creces
Claro que tengo miedo, pero ya no quiero la muerte
Solo deseo cumplirte todo lo que tu desees
.
No tal vez, claro que he llorado de dolor y enojo
No, de miedo de no sentirme dentro de tus ojos
Pero nunca me has hecho nada que considere malo
Al contrario, me has curado todo con solo tus abrazos
.
Hasta la muerte me dice que te deje y mejor la acompañe
Pero tú me has hecho fuerte, ya no soy el que fui antes
Donde no podía respirar, tú te volviste mi aire
Y mi odio murió de amor, cuando comencé a amarte
.
Si te dicen que hasta mi inspiración has robado con un beso
Enséñale a quien sea solo una parte de este verso
Mi Amor, dolor, alegría, tu corazón y mis besos
Ellos dicen que no me has robado, soy voluntariamente preso
.
.

Eres mi meta (Poema)

Un poema antiguo, escrito hace ya varios años. Simplemente, un poema de amor….
.
Ayer te escribí un poema
Diciéndote que te quiero
Que la vida es una pena
Al saber que estamos lejos
.
Pero te siento muy cerca
Y le digo tu nombre al aire
Le digo “te amo” a nadie
Desearía que me escuchases
.
Hablo con el sol de la mañana
Le cuento de nuestra historia
De que en el mundo no hay nada
Mejor que mi damisela hermosa
.
Y sueño con una tarde perfecta
A tu lado y de tu mano…no quiero más
Más que tu amor, mi única meta
Más que tu amor, mi único ideal
.
.

Sonreír de nuevo (Poema Improvisación IV)

Nueva improvisación semanal. Como ya he dicho, cada viernes me gusta sentarme y ponerme a escribir rima a rima, el primer poema que me salga de la cabeza. Por eso son algo sosos en realidad. Sin embargo, como todas mis creaciones, los considero muy valiosos. El dia de hoy, la improvisación va dedicada a alguien en específico, pero algún otro día con más calma cuento sobre quien es. Bueno, dice así:
.

No se como acercarme a ti, no se como decir esto
Lo que siento por ti, cuando te miro y te veo
Incluso volví a escribir y a dibujar sonrisas sin sentido
A veces me pierdo en tus ojos y no se bien ni que digo
.
Eres diferente y casi nunca estamos de acuerdo
Hasta siento un poco de miedo cuando digo que te quiero
Tu vas al sur y yo al norte, tu eres la Luna y yo el Sol
Aunque viva en el invierno, quiero compartirte mi calor
.
Si no se ni que decirme, ¿qué te digo yo a ti?
A veces me pierdo en tus ojos, esmeraldas para mi
Por extraño que sea esto, dejé mi espada en el suelo
Aunque parezca vendado, mis ojos ya ven de nuevo
.
Cai cien veces, pero te prometo que me levanté
Y un campo verde es ahora todo lo que puedo ver
Y si hoy actúo diferente y mis palabras son extrañas
Es porque no se como decirte lo que dentro mío pasa

.

75754_170125309682555_149506691744417_480459_5552366_n

Lo único que necesitamos

.
En este gran mundo, seguro hay 1 000 000 de mujeres bonitas y buenas
.
De todo ese millón, seguro hay 100 000 mujeres inteligentes, que valen la pena
.
De esas 100 000, seguro hay 10 000 mujeres cariñosas, lindas y románticas
.
De esas 10 000, seguro hay 1 000 mujeres que quieran una relación seria y honesta
.
De esas 1000, seguro hay 100 mujeres que te van a querer
.
De esas 100, seguro hay 10 mujeres que tú vas a querer
.
De esas 10, seguro hay 1 mujer con la que vivirás feliz para siempre
.
Y al final de la historia, 1 es lo único que necesitamos.
.
.

Vivir en distancia (Poema)

¡Mi imperio por poder volver a amanecer a tu lado! Bueno, soñar no cuesta nada, y aún te veo cada que cierro los ojos.

___________________________________

Lunes
Nos despedimos hace horas y te extraño
.
Martes
Pensando en ti, tan solo estoy pensando
.
Miercoles
3 Días para verte, ya no puedo esperar
.
Jueves
Ya casi, ya casi, solo un poco mas
.
Viernes
Un tren hacia tu casa, mi único fin
.
Sábado
Tan hermosa como siempre, sabes que si
.
Domingo
No hay nada tan bello como amanecer junto a ti
.
.

La presentación de danza (cuento)

Un día de noviembre de 2010 para ser precisos. Nada fue igual desde ese momento, y por eso la importancia de inmortalizarlo.
 .
______________________________

 .
Era un día de noviembre. El clima era molesto, muy caluroso bajo el sol y muy frío a la sombra. Me quedé de ver con mi amigo en un puente peatonal a las cinco de la tarde, ya que una mujer muy cercana a mi me había invitado a una presentación de danza y le supliqué a él que me acompañara, para no regresar a mi casa solo en la noche.
 .
— ¿Qué sientes por ella? — Me preguntó Fernando. Él, mi mejor amigo, sabía que yo nunca había querido completamente a ninguna mujer (incluso, bromeando, solía llamarme “hombre de hielo”), pero tenía la esperanza de que eso cambiara algún día lejano. Ella, ella era especial, era hermosa y teníamos conversaciones muy agradables, pero yo no diría que despertaba en mi gran cosa. Bueno, supongo que se puede decir que la quería, pero yo prefería no pensar en el tema. Aunque he de admitir, que incluso entonces, me encantaba estar cerca de ella.
 .
— Nada. La quiero, eso creo. No sé. —, le respondí un poco nervioso, mientras abordábamos el taxi hacia donde era su presentación. — No sabes si la quieres, ¿y por eso vas a verla bailar, te pones camisa, zapatos y toda la cosa? Si, claro. —, Respondió. Yo hice caso omiso a su comentario y le di indicaciones al chofer.
  . 
Bajamos del auto en el lugar de la presentación. Era un club deportivo muy elegante, con canchas de voleibol, soccer y otros deportes. El recital de danza tendría lugar en el gimnasio de baloncesto, y empezaría en una hora, así que caminamos un rato hacia cualquier dirección, solamente para matar el tiempo.
  .
Yo tenía la fe de que encontráramos un vendedor de flores, de los que no pueden faltar afuera de las presentaciones y festivales escolares. Afortunadamente encontramos uno, que ya estaba cerrando su puesto. Compré una docena de rosas rojas y se las encargué a Fernando, ya que mis manos son muy torpes y podrían estropearlas. Seguimos caminando.
 .
Cuando llegó la hora, encontramos un lugar en las gradas del gimnasio y comenzamos a ver la presentación. Hubo de todo, grupos de niñas bailando jazz, adolescentes bailando hip hop, incluso había un niño pequeño que imitaba a Michael Jackson (que estaba aun más de moda que lo usual, pues no tenía mucho tiempo de su muerte) que nos sorprendió a todos por su habilidad. Mi mejor amigo y yo aplaudimos, echamos porras y gritamos. Yo, porque estaba nervioso de verla y me sentía eufórico. Él, porque siempre me hace segunda y el ambiente era muy relajado.
  .
Pero bueno, finalmente, el grupo de danza árabe inició su presentación. Si dijera que su número fue bueno o malo, estaría mintiendo: no lo vi. Lo único importante, era ella. El resto del mundo había desaparecido y solo podía verla a ella. Sus velos, sus manos, su cuerpo, su sonrisa… Cuando nuestros ojos se cruzaron, sentí algo que nunca había sentido: como si ella me hablara con el lenguaje de su cuerpo y yo comprendiera cada palabra. Como si ella hubiera derribado los muros que había creado tiempo atrás para protegerme del mundo, y ahora estuviera vulnerable, pero más fuerte que nunca.
   .
La música establecía un ambiente místico que hizo que mi mente volara y mis sentidos se agudizaran, lo cual me permitió mirarla con más detenimiento que nunca antes. Ella siempre ha sido hermosa, lo se. Sin embargo, verla a media luz, fluyendo con la música y embriagado de su belleza, me hicieron  notar su verdadera naturaleza.
  .
Ella era un ángel, de esos que abundan en las historias antiguas y que yo no pensé que existieran. Era la personificación de todos mis deseos y sueños, era simplemente ella. La música terminó. Ella  caminó fuera del escenario, acompañada de todas sus compañeras. La razón volvió a mí, regresé al mundo. Comencé a aplaudir tan fuerte que me ardieron las manos, y a gritar tan fuerte que mi garganta dolió. Mi amigo se rió al ver el rojo que coloreaba mi cara, y los suspiros que salían a montones de mí. Sin que me diera cuenta, terminó el recital, así que me dirigí hacia afuera del gimnasio con Fernando.
  .
No caminamos mucho hasta toparnos con ella. Yo caminé más rápido, le sonreí y le di las flores. Pude ver como sus ojos se iluminaron, me agradeció y luego me presentó a sus padres y hermanos. Por mi parte, le mostré a Fernando. La felicité, le dije que me encantó su baile y charlamos un rato antes de llegar a la entrada del estacionamiento. Ahí, dijo: — Bueno, yo me tengo que ir hacia allá—, y se acercó a mí para despedirse.
  .
Entonces, ella me rodeó con sus brazos y estrechó contra su cuerpo. Su aroma me intoxicó de una manera tan sublime, que juraría que morí por un segundo y conocí lo que era el paraíso y toda su gloria. Su cintura, ahora entre mis brazos, era delgada y suave, cálida y perfecta. Mis dedos juguetearon con su cabello, que al tacto, era más suave que las nubes de un día en primavera.
  .
Sentí sus pechos contra mi cuerpo, y a mi llegó algo parecido al deseo. No el deseo vano que se experimenta todos los días, sino una especie de entrega perpetua y total, como si ella y yo fuéramos distintos cuerpos con el mismo fin. La misma alma y aliento. Hundí mi rostro en su  cuello y lo besé lentamente. Mientras sentía como su espalda se arqueaba y erizaba, aspiré cada fibra de su aroma, cada milímetro de piel.
  .
Dios pudo llevarme en ese momento, y en verdad hubiera sido la muerte más dulce que pudiera pedir. Pasaron dos minutos (que bien pudieron ser veinte años, tal vez más; o una centésima de segundo, tal vez menos), y ella acercó sus labios a mi oído, me dio un beso muy tierno y susurró: —Gracias por venir. Eres muy especial para mí—. Yo, mientras contenía esa lágrima traicionera que quería recorrer mi rostro, le agradecí por haber entrado en mi vida, por ser tan hermosa, por haberme invitado ese día, por existir, por mil cosas que no recuerdo ya, y le dije: — Te, te quiero. Te adoro… —
  .
Escuchamos la llamada de su padre, así que se disculpó y me soltó. Comenzó a caminar hacia el estacionamiento. Yo caminé en la dirección contraria, y entonces fue cuando sucedió la magia. Recuerdo que di tres pasos. Uno, dos, tres. Después, me di la vuelta y la vi. Ella se giró al mismo tiempo que yo, y cuando nos descubrimos, comenzamos a reír.
  .
Con esa conexión tan fuerte, corrimos al mismo tiempo el uno hacia el otro, abrazándonos con tanta fuerza, que creo que desde ese momento nuestros espíritus quedaron enlazados. La naturaleza de ese lazo es tan compleja y profunda, que ella aun no la comprende. Y no la culpo, ya que ni siquiera yo entiendo como puede caber tanto dentro de un abrazo y una sonrisa. Lo he pensado desde entonces, y sigue siendo un misterio para mí. Un majestuoso y casi, casi divino misterio.
  .
En fin, ella se fue en ese momento, y yo caminé hacia Fernando, que me esperaba sentado con una amplia sonrisa burlona. — ¡Gay! ¡Par de cursis! ¿La besaste? —, preguntó riendo. Después dijo: — Mejor vamos por un taxi, que ya es de noche. Pero yo no tengo dinero, ¿está bien si tú lo pagas? — Acepté con gusto (aunque bueno, en ese momento yo estaba tan contento que hubiera aceptado prácticamente cualquier cosa). Mientras esperábamos el transporte, comentamos sobre los bailes, sobre las flores, sobre la noche y la música.
   .
Ya en el auto, se hizo el silencio. Cruzamos por un pequeño tramo de carretera, así que me quedé mirando la inmensidad. Las estrellas en el infinito espacio no parecían las mismas. Era como si algo hubiera pasado en algún lugar, y todo el Universo hubiera cambiado, volviéndose un poco más hermoso, más luminoso e incluso más cálido. — Bueno. Ahora, ¿Qué sientes por ella, mi estimado hombre de hielo? —, preguntó Fernando. Yo suspiré, mientras una sonrisa se dibujaba en el rostro de mi hermano, que sabía muy bien lo que iba a responder, pero quería escucharlo de mi voz…
   .
— ¿De veras no es obvio? ¡La amo, Fernando! La amo con todo mi corazón. —
.
.

.