Archivo de la etiqueta: Desamor

Donde está latiendo… (Poema Improvisación VI)

Alguna vez, a Poe debiste haber leído
Así, de sus relatos habrías aprendido 
Que no puedes esconder un corazón latiendo, 
Ni debajo de la alfombra, ni debajo del suelo

heart

Vuelven los “Viernes de improvisación”, esta vez en martes, con un muy corto poema de amor, basado en una historia no tan amorosa.

Anuncios

Los Habitantes (Cuento/Carta)

Puede que no entiendas mucho las metáforas, pero por favor, intenta seguir este cuento: – ¿Qué sucede? – Le dijo un hombrecillo al otro. – Cuando el mal acontece afuera, solo el interior lo resiente. – respondió otro pequeño hombre, un poco más anciano. Al exterior, estaba yo, parado junto a ti, diciéndote todo lo que sentía en ese momento. Tú dijiste –Adiós. –, sin ningún titubeo, y con ello se comenzaron a marchitar todos los pastizales y árboles frutales de mi interior. Cada castillo, torre y fortaleza que habían formado “Los habitantes”, comenzó a destruirse.
.
Con ellos, con Los Habitantes, yo hablaba cuando estaba solo, y apenas ahora recordé que existían; que yo los había creado en mi fantasía. – Pero, ¿a qué le tienes tanto miedo? Por favor, se que no soy perfecto, pero te juro que lo intentaré… Somos diferentes, ¿y? – esa fue mi mejor defensa, pero yo sabía que toda palabra sería vana para ti, pues la seguridad es tu emblema, tu mayor fortaleza, tú más grande barrera y tú único, pero catastrófico defecto: temes al riesgo y al terreno difícil.
.
Lo que tú no sabes, es que la “dificultad” y las personas diferentes son los ingredientes más bellos de una relación. Lo que no entiendes, es que por más que pensemos diferente, te quiero. Lo que no has logrado ver, esque olvidé a “Los habitantes”, no por falta de tiempo, ni de soledad (Dios sabe que la soledad ha sido mi mayor compañera); sino por que con ellos hablaba cuando me sentía triste y realmente solo… Y al hablar contigo, al tomarte de un brazo y acercar mi rostro a un hombro tuyo, todo cambiaba y nada era igual. Los habitantes construyeron mil torres en tu nombre, mil torres que no tenían ningún estandarte a la amistad, por cierto.
.
Los habitantes habían sufrido mucho cuando Ella (la damisela, para ser claro) se fue. – No volveremos a construir, ¿verdad? – Me preguntó uno de ellos, pues Ella convirtió las praderas en campo estéril. Pero ahora… contigo, el pasto volvió a crecer de un color tan verde como el de tus hermosos ojos, y el sol había brillado, por las mañanas, con un tono tan dorado como el de tu cabello, al que tanto me gusta mirar; y en el ocaso, de un color tan rojo como el rubor de tus mejillas cuando te sientes apenada. Los Habitantes vivieron en prosperidad por años… pues hay que decirlo, en mi mente el tiempo pasa muy rápido.
.
Créeme que cuando te decía que te quiero, era verdad. Es triste, ¿no? Que yo tenga miedo y lo enfrente, pues así como para un amor hacen falta dos, para una amistad también. Y hoy no ofrezco fraternidad contigo. Los habitantes están marchitando una vez más, y se que en el futuro renacerán y el campo volverá a ser verde… pero nunca volverá a ser tan verde como tus ojos, que cuando sonríen, reflejan toda la vida de ambos mundos, todas las esperanzas y sueños que, a pesar de haber sido apresurado, coloqué en ti. Y es triste, ¿no? Que cada que vuelvo a pensar en esa sonrisa tan tuya, los habitantes vuelven a sonreír y a saber que, por más que el sol se oculte, sigue siendo dorado como tu cabello, al que tanto me gusta mirar… o tan rojo, como el rubor de tus mejillas cuando te sientes apenada.

Seguro la Pensaré (Poema Improvisación I)

Vamos, así como los raperos suben videos a YouTube haciendo rapeos a cámara y “freestyle”, yo intentaré escribir sobre la marcha un poema, esperemos que no sea tan malo como creo que será. Dato extra: como improvisaré y no se ni como ponerle de título, el nombre del poema vendrá al final. Me agrada esto, a partir de hoy haré viernes de improvisación….

.
Dice así.

Veamos, primer día que improviso
Me siento muy cansado y con el alma por el piso
Desvelado, sigo pensando en lo que es y fue
La Luna no sale, pero al verla, seguro la pensaré
.
Ojos marrones almendrados que me elevan el corazón
Oigo sirenas en la ventana que llenan de confusión
Como un Súcubo maligno que se atañe con mi ser
Mientras roba mi espíritu, seguro la pensaré
.
Salgo a la calle, la lluvia llena charcos como lágrimas
Si quiero vencer debo saltar de una manera rápida
Si me detengo con sentimientos mi lápida forjaré
Y mientras caigo en el abismo, seguro la pensaré
.
¿Qué hago si mis poesías no fueron lo suficiente
para llenarte de mi amor, tu corazón, tu alma y mente?
¿Qué hago para dejar de pensar en el ayer?
Pues cuando cierre los ojos, seguro la pensaré
.

_________________________
Crean o no, el poema fue improvisado y escrito en espacio de 3 minutos. Si, no es de tanta calidad, pero tampoco es como que esté muy inspirado, y creo que la improvisación es un buen ejercicio de creatividad. Buen fin de semana gente. Si ves esto, mi damisela, sabe que de veras, seguro te pensaré mañana y todos los días que sigan.