¡Mi primer álbum, ya disponible! “Busqueda Astral (2014-2017)” – Sähkil Valysse

Ahórrate la historia y escucha el álbum “Búsqueda Astral” dando clic en algún enlace de estos:

Escuchar en Spotify o SoundCloud.
Conseguir el álbum en Apple Music o Google Play.

O sigue leyendo, si quieres…

Gracias por quedarte =) ahora sí, te cuento:

No quepo de la felicidad, gente.

En 2008, siendo inmaduro, inexperimentado, y bastante inhábil, descubrí (¿o me descubrió?) el gusto por rimar sobre instrumentales. Una estrella fugaz: duré menos de un año, hasta que me rendí. En 2014, volvió, de una manera inaguantable, el deseo de hacerlo. Ahí surgió Sähkil Valysse, con 2 maquetas casi simultáneas: “6 Años”, en honor a ese tiempo perdido (que se transformaría en “6 Años: Toma 2” poco meses después), y “La Era del Miedo” (porque “Sahkil” significa, precisamente, “miedo”).

Llegó la primavera de 2015, y, lejos de mi carrera, entré “En otra Época”. Cambió la estación, y planeé un par de proyectos que aparecerían tiempo más tarde. Lo que si apareció, fue un error (que me dejó algunas canciones épicas, así que no hay bronca) y “Muletillas: La última de covers” (donde descubrimos, entre otras cosas, que no canto bonito ni para salvar mi vida… pero le echo ganas [y ya estoy en clases, descuiden]).

2016, un año oscuro, casi nocturno: vio la luz (¿o la sombra?) “Carpe Noctem”. Como les digo, fue un año no muy brillante, dejé de escribir y me dediqué a descuidarme. Al menos hice los vídeos de “Sähkil a Cámara”. También comencé a escribir algo más…

Este año, el casi extinto 2017, ¡fue muy especial para mi! Vino mi primer libro: “10 pasos para lidiar con el Bullying” (por que sí, no solo hago rap), cambios personales hermosos, y una maqueta que, creo yo, es la madre de todas mis maquetas: “Luces en el Vacío”. También se concretó un proyecto de años atrás con un gran amigo: “La Llama”.

¿Pero ese no es el tema de este post, cierto?

Lo último y más reciente es…
*redoble de tambores arruinado porque ya leíste el título y sabes qué estoy apunto de decir*

¡Mi primer álbum! Un recopilatorio de mis mejores canciones en estos años de maquetas.

Portada

Contraportada

Playlist:
.
“Búsqueda Astral (2014-2017)”
.
1.- Búsqueda Astral
2.- Amaneciendo
3.- Par de ángeles
4.- Estelar
5.- Fuego y Viento
6.- Mal trato
7.- Luna de mi Vida
8.- El Vacío que me diste
9.- Aún no te conozco
10.- ¿Quién te sigue a ti?
11.- El Vacío de tu piel
12.- Intolerantes de ayer y hoy
13.- Barreras y caricias
14.- Inquisidor esclavizado
15.- En el mundo de los Fríos
16.- Mi primer canción del año
17.- Julia va a la Luna
18.- En el Templo de tu Cuerpo
19.- Teorías de Dios
20.- Corazones Alesianos
21.- Luces en el Vacío
.
.
Para escuchar el álbum, pueden hacerlo en Spotify o SoundCloud.
Para conseguir el álbum, pueden hacerlo en Apple Music o Google Play.
.
Eso es todo, ¡disfruten! Y compartan, si les parece adecuado.
.
–Sähkil Valysse
.

Postdata: Agradecimientos especiales a TODOS los que han colaborado conmigo, a TODOS los que han hecho alguna instrumental de rap que he usado, y a TODOS los que me han escuchado, o leído, o apoyado en cualquier manera… En serio, gracias a la gente, la vida, el Universo y todo lo demás.

Anuncios

Sobre “Corazones Alesianos”; ¿Qué es eso?

Hoy quisiera hablarles sobre una canción que hice y que no muchos saben de qué habla. La canción se llama “Corazones Alesianos”, y si no la han escuchado, aquí está:
Es una historia interesante, así que se las contaré:
Primero, sobre “Alesia”.
El sitio de Alesia fue una batalla que ocurrió en Galia (la actual Francia) durante el imperio Romano. Para no hacer el cuento largo, los líderes eran Vercingétorix (lider de las tribus galas) y César, comandando las legiones romanas.
Superados en número y con previas derrotas, los galos se reagruparon en la fortaleza de Alesia. Como estaba muy bien defendia y ubicada, César decidió iniciar un largo asedio, para sitiar a los galos y que murieran de hambre, sed o enfermedad.
El sitio se prolongó tanto, que llegó el punto en que los galos tuvieron que expulsar a la intemperie a los no combatientes, para ahorrar provisiones. Tras varios ataques por ambos lados y mucho tiempo, los galos fueron masacrados los las legiones.
Ahora, por otro lado…
En la canción menciono: “…barreras has construido alrededor de ti, para esconder, por temer a ser feliz. Hoy las almas agonizan, sentimientos echos ruinas: el sitio auto-impuesto en el juego de conquista…”. Tal vez no tenga mucho sentido por sí mismo, pero ya con la historia de la batalla romana, cobra cierto significado.
Muchas veces, las personas se esconden, de “sitian” a sí mismas, para evitar ser dañadas por otros. Para no sufrir, para no sentir. Hay demasiada gente que dice “yo no me volví frío, me volvieron”, y yo creo que ese es un pretexto de mierda. Uno puede decidir qué hacer con su corazón, no podemos permitir a las “legiones” que tengan ese poder sobre nosotros.
Tal vez, en la guerra, hay momentos donde no hay opción más que replegarse. Sin embargo, como los galos, esconderse solo causa hambre, tristeza, dolor y desesperación. Y aún más en el amor.
Por eso durante la canción, hablo mucho de que las legiones son fantasmas…
Porque al final del día, las amenazas son imaginarias. Tú te haces más daño fingiendo no sentir, del que te pueden hacer los demás. Siempre es mejor sentirse mal por fracasar, que por tener miedo.
La legión fantasmal ataca
Mis pupilas otra vez se empañan
Tú, reforzando las murallas
Crees que el sitio acabará mañana
Ay… ¿No sabes nada,
o tal vez sólo estás negada?
¿Y acaso no todos lo estamos?
Nuestra alma y corazón, sitiados…
Eso es todo, ¿tú vives en Alesia? Para terminar, solo quiero decir que detrás del muro, está el mundo… Cada quien decide que prefiere.
–Sähkil Valysse
PD: Hice apenas un rapeo a cámara de esta canción, aquí se los dejo, por si gustan escuchar:
PD 2: Si quieren bajar la canción original o la maqueta de donde salió “Corazones Alesianos”, pueden dar clic aquí. 

Canciones de cierre | Reflexión

Son llaves que cierran historias.
 .
No sé si haya alguien que realmente “siga” mis canciones (si sí, ¡avísenme!). Sin embargo, algo importante dentro de ellas, es que todos los temas de corte romántico pueden encajar dentro de 3 categorías, 3 historias, 3 musas.
 .
Escribo esto pues he tenido mucho trabajo emocional para admitir y expresar cosas que llenaban mi garganta de nudos y mi estómago de vacío. No soy lo que se puede decir “una persona afortunada” en el amor, aunque sí he tenido la suerte de vivir historias que han hecho temblar mi mundo desde los cimientos… Y eso, muy pocas personas se permiten vivir.
 .
En fin, el tema que compete hoy son las canciones de cierre. Como dije, hay 3 historias principales de amor, dentro de las cuales entran todas las canciones de esa temática. Sin querer, el año pasado, hice mi primer cierre. La canción se llamó “En otra época”.
 .
 .
Después de esa canción, no volví a hacerle temas nuevos a ella… Quedamos en paz (y aún hoy somos buenos amigos). Ella fue mi segunda musa.
 .
Sobre la primera, la situación fue muy extraña. Volvió a mi vida, y se marchó de ella tantas veces, que pareciera que jamás se fue (¡incluso con ella cerré “Carpe Noctem”!). Sin embargo, desde hace 3 años dejé de estar atado a ella. Hace poco entendí que tal vez era costumbre, tal vez miedo a lo desconocido o tal vez simple inmadurez, pero decidí cerrar ese ciclo.
 .
Coincidió mágicamente con una letra que escribí para mi siguiente maqueta. La canción se llamará “El vacío que me diste”, y el tema es, una vez más, quedar en paz. Sin rencores. Adiós, y que te vaya bien en tu vida, gracias por todo.
 .
Dos canciones de cierre tal vez sean coincidencia, pero ayer escribí una tercera. Para mi tercera Musa, la más reciente, inesperada y difícil. Admito que me siento triste, y es que pensé que al encontrarla, por fin dejaría de buscar. Las cosas no funcionaron, y no sé, pero después de nuestra plática de ayer, y de hacer esta canción de cierre, me siento muy en paz.
 .
 .
Es raro que “El vacío que me diste”, no ha sido grabada (no me apetece hoy en día), pero en cuanto terminé de escribir “Segundos eternos”, no pude hacer otra cosa hasta que no la grabé y mezclé… Era tremenda mi urgencia de plasmar esa historia.
 .
Notarán que en la canción hago patente mi amor. Y sí, lo siento. Pero en fin… Estoy en paz. Cerré el ciclo y tal vez se vuelva a abrir en el futuro, pero mientras tanto, agradezco toda la experiencia. Mientras tanto, seré la mejor persona que pueda….
 .
Y, ¿quién sabe?
 .
Tal vez cerrar mis historias antiguas (con actos en la vida real, y con canciones en mi corazón), permitan que llegue a mi una nueva persona especial.
 .
Tal vez cerrar era todo lo que necesitaba….
 .
Gracias por todo.

Kilauea (Poema-Reflexión)

La inspiración llega en los lugares más insospechados. En esta ocasión, me vino hace un par de semanas, mientras veía la Ciudad de México desde el cielo… El título viene del nombre de una atracción de Six Flags, y puede parecer tonto, pero creo que es un modo personal de ilustrar lo que a veces pasa por la mente. Espero les guste.

Parte I:

Caigo, y todo lo que siento es la adrenalina, bajo
Y vuelvo a sentir lo que hace tiempo no sentía
Ver al mundo desde el suelo, la amargura de otro duelo
Por las cosas que quería y me fueron arrebatadas

No tengo alas, solo fallas, te caes y todo el dolor
Permite a mi canción la vivencia de la derrota
Fracaso en lo que hago, y fuera de, ya no hay fe,
Cabizbajo, fallo, programada está mi mente

La muerte… acecha en cada esquina, mil problemas
Y la meta no está cerca, se difumina en la niebla
Una guerra donde nadie gana, los halcones ya no vuelan
Y mis penas toman fuerza con el viento, puedo verlas

Mi fuego se llama miedo, y hoy está quemando tanto
Le perdí el control, llega el llanto, vivo en un invierno
Sopla el viento, arrecia el huracán que otra vez derriba
Soy minúsculo, soy un cobarde, sufro otra caída

3963057161_220fbacdb7

Parte II:

Me elevo, y todo lo que siento es la adrenalina, vuelo
Y vuelvo a sentir lo que hace tiempo no sentía
Ver al mundo desde arriba, saborear la hermosa dicha
De las cosas que quería y se cumplieron de esta forma

En linea recta, espera, te elevas y la elevación
Permite a mi canción la vivencia de la victoria
Campeones en el campo y fuera de él, ser valiente
Y en todo momento en lo alto va la frente

La muerte… se aprecia tan lejana, no es problema
Y la meta, aunque no cerca, cada vez la veo más clara
Un mañana en la cima, donde los halcones hoy baten las alas
Y mis ganas toman fuerza con el viento, entro en llamas

Mi fuego se llama miedo, y hoy me mantiene caliente
Y sonriente de saber que sobrevivo a los inviernos
Sopla el viento, soy el huracán, y lo aprovecho
Soy un súper hombre, soy un héroe, soy yo, vuelo

14514227926_e037335106_b

Parte III:

Las caídas, son parte de este juego… ¿no es cierto?
Pero el miedo te permite descubrir que algo no va bien
Habrá que ver lo que hacer cuando la vida falle…
Mientras tanto, pase lo que pase, sólo déjate vivir

Que tu experiencia tenga cada día más volumen
Siente y saborea, hasta el dolor cuando es amargo
Así la plenitud, tendrá un sabor más dulce
Y el valor que le añadimos a aquello por lo que luchamos

En el mundo de los fríos (Poema-Reflexión)

La sociedad es cruel… Te enseña a encubrir tus sentimientos tras capas y capas de “comodidad”, “tranquilidad”, “calma”, y demás vicios que al final, todos significan lo mismo: Miedo. Miedo a sufrir, a que las cosas no funcionen, a que “algo” salga mal, y todo se desmorone.

Resulta, sin embargo, que las personas que no eligen accionar, por miedo a sufrir… Están sufriendo. Y ese sufrimiento, causado por el miedo a no sufrir, duele incluso más… Pues aparentemente, se siente bien. Se vuelve común y usual, hasta el punto en que tu corazón es una dura y fría roca, y no sabes ni siquiera cómo pasó.

Vivimos en el mundo de los fríos. Como tal, hay reglas que debemos acatar. No expresar mucho, saber dónde hacerlo, cómo hacerlo y en qué situación… Aunque, para una persona que despertó, es dificil. Hoy, quisiera volver a ser “El Hombre de Hielo” (vivir en miedo es cómodo), pero ya no puedo… Se que hay algo más, y se que me merezco algo mejor a “me siento en calma, quiero seguir así, aunque jamás trascienda”.

No… Hay algo más.

Podemos escapar del mundo de los fríos, y encontrar el amor y la felicidad…

Solo hace falta voluntad.

Yo no soy parte de esto y tu tampoco
Somos diferentes aunque casi, muy por poco
Se que toco a tu espíritu y este llega al límite
Y me dices que quieres ir más lento, pero sigues

Siempre pides que detenga a mi intensidad, tu piensas
Que así te protegerás de un golpe de tristeza
Estás acostumbrada, ambos lo estamos, me corrijo,
Y es que vivimos en el mundo de los fríos

Donde la esperanza no vale nada,y nada real es
Donde un te quiero es solo eso, y se puede vender
El lugar de donde tú y yo somos no es este
Síentelo en tu interior, conecta con mi mente

Veme… y consigue darte cuenta
De que mi calidez no es usual, pero no quema
El miedo a nunca ser feliz es lo que vuelve al cielo gris
Te di mi corazón, por que yo confío en ti

Descubre mi alma
Consigue notarla
Tira la muralla
Lo nuestro es de verdad, la

Oportunidad es solo hoy
Déjame darte mi amor
Sabes tú que sólo yo
Calentaré tu corazón

Ahora que te veo me doy cuenta de algo
Yo salgo de la atmósfera, y te dejo de largo
Me hace falta dulzura, es que me duele que sufras
Pero la verdad no se que hacer para que dejes las dudas

Tú me dices que seguirás a lo que sientas
Pero a veces, cuando te hablo, yo siento que te congelas
Te alejas… Me dejas, y la verdad eso duele
No digas que eres cruel, sólo es que aún no comprendes

La luz de tu interior, como un sol en el planeta
Pupilas dilatadas, de tu alma son las huellas
Tienes un corazón más grande la mayoría
Pero temes que al librarlo, alguien te lastimaría

Y la estabilidad asusta, yo se que nos iría bien
Del mundo de los fríos tú y yo podríamos trascender
Ser dos luceros en el firmamento eterno…
Dejando atrás la apariencia y sobre todo, al miedo

Y conmigo vuela
Vamos, Maricela
Hasta las estrellas
Siempre, que tu quieras

Aquí estoy hasta el final
Desde hoy, eres inmortal
Desde que estoy contigo
La verdad, no siento frío

Quiero que me sientas con el alma
Y que me tengas en tu piel, sin tocarla
Que seas mi musa, única y dorada
Y escapemos del mundo de los fríos, mañana

393044__frozen-sunflowers_p

Congelada (Poema)

Lo hemos hablado y tal vez, demasiadas veces
Somos diferentes, lo se, ¿y eso importa?
Por ti haría y desharía, voltearía el mundo entero
Si me dijeras “te quiero”, si pudiera darte un beso

Asumo que mi esfuerzo es demasiado para ti
Acostumbrada has vivido a nunca nada decir
Gélida tu fortaleza, congelaste mis defensas
Y este hombre de hielo nunca había estado en Siberia

“Caballero del invierno” fue mi título una vez
Más ahora soy lo mínimo, tu frío,al parecer
No admite vida, ni calor, tú no conoces el amor
Y entiendo pero… ¿para qué causar dolor?

Tu brillo de oro, el verde de tus ojos fue a mi parecer
El sinónimo de algo místico, quería conocer
La manera de llegar a ti, conquistarte y volar
Mirarte a los ojos hasta que no pueda más

Reinaste en mis sueños, y ahora se resquebrajan
De el amor que yo te di, solo quedan migajas
Y quiero rescatar mi corazón de este cruel invierno
Más al tomar tu mano, desde dentro me congelo

La oportunidad que anhelo está al final del túnel
Más tu juicio racional, aunque incorrecto, sale impune
Reinaste en mis sueños, y ahora se resquebrajan
Te quiero dar calor, pero estás congelada

Recuerdo tus sonrisas, y así se abre la llave
De mis ojos, así, una a una, las gotas caen
Pienso: “¿para que escribirte mil poemas y halagos,
si para tu mente, simplemente nada valgo?”

Las lágrimas me cortan, se convierten en cristales
Mi calidez, aunque agresiva, solo quería amarte
Darte un motivo para sonreír a cada hora del día
Quería que dijeras “si” y fueras algo positiva

Yo pude ser el fin de esa eterna búsqueda
Así como tu para mi, te volviste la única
La última parada en el tren de los sueños
¡No pienses que estoy loco! Solo asume que te quiero

Ni necesito ayuda, ni un trato especial
Lo único que necesito es una oportunidad
De demostrar y convencerte que no estoy jugando
Que al decir “te quiero”, tal vez sienta “te amo”

ice_rose

Te marchaste (Poema Tributo a Wael Jassar)

Después de que al fin logré encontrar
Contigo el color, la fe y la paz
Te marchaste, así sin más
y no supe que hacer, sin ti
.
Dios mío, ¿por qué me dejarías
cuando mi alma y corazón te pertenecían?
No se que hacer, amada mía,
no se como acercarte a mí
.
Ajeno al amor, yo solía vivir
Pero todo cambió cuando te conocí
Nunca lo planeé, y me enamoré de ti
No sabía que pasaba, ni me importó
.
¿Acaso era real, o lo imaginé?
En mi corazón, la calma se fue
Dime por favor, ¿cómo soportaré
El peso de tu adiós….?
.
Los días preciosos, se fueron ya
A prisa, como dura un mirar
Querida, mi amor no acabará
Sigo pensando en que pudo ser
.
Tantas veces como he deseado
Tenerte un solo día a mi lado,
También olvidarte yo he intentado
Y nunca pude, nunca podré
.
.
Esa canción inspiró esta otra, llamada “Danza de la arena”:

.
Nota: el poema anterior es de mi autoría, pero es una adaptación de la canción “Mesheet Khalas” de Wael Jassar, la cual está en este vídeo. La idea original es suya, esto fue un “tributo”, “cover”, o como quieran verlo…

Perdido (Cuento de Terror)

– Ya vístanse rápido, nos tenemos que ir al funeral. – esas fueron las palabras de mi padre. Hacía tres días solamente, había muerto mi tío y ahora al parecer, teníamos que alistarnos y subir pronto al carro, para poder ir a Azcapotzalco, donde sería el entierro. Mi tío murió de una manera trágica: el alcohol fue su veneno, que poco a poco fue sacándole la vida, hasta llegar al punto de que se alejó de toda la familia y se enclaustró en su casa, donde también vivía mi abuelita aunque últimamente se estuviera quedando en otro lugar, para poder beber a gusto.
.
Encontramos su cuerpo el día 26 de diciembre. Mi padre fue a verlo debido a que normalmente, sin importar las disputas, era habitual recibir al menos una llamada suya en Navidad. Abrió el portón del gran patio donde vivía mi tío, con la llave de mi abuelita, y lo cruzó. Al abrir la puerta de la casa, solo vio los pies de su hermano. El estaba acostado en el suelo, tenía una botella a medio beber en la mano y se había caído de la silla en que estaba sentado. Además, era notable que ya tuviera varios días ahí; esto era delatado por la fila de hormigas que recorría su cuerpo y el aroma particular de la muerte, que se aferra en contra de cualquier intento de limpieza.
.
En fin… hoy era el día de su funeral, en que, si todo sale de acuerdo a como estamos acostumbrados a que nos digan, se reunirá con Dios, con mi abuelo y con cualquier otro ser querido que hubiera partido en el pasado. La voz de mi padre era muy sombría, lo cual era normal, considerando que recién había partido su hermanito. Sin embargo, escuchaba algo más, como si hubiera un lúgubre pesar que va más allá a cualquier otro. Como sea, todos subimos al automóvil de mi padre: mi madre, mi hermana, mi prima y yo.
.
Nadie hablaba, todos lloraban amargamente. Tal vez, muy amargamente. ¿Yo? Me sentía triste, él había sido uno de mis tíos más allegados y queridos, además de mi padrino de bautizo y alguien muy confiable. Sin embargo, considerando los eventos recién ocurridos, me sentía muy tranquilo. Me explicaré por si no me entienden: mi novia… o bueno, mi ex novia, me había terminado hacía tres o cuatro meses, en el momento que hasta el día actual, ha sido lo más terrible que me haya pasado.
.
Ella y yo terminamos, y con ello se acabaron la promesa de un matrimonio, una familia y tal vez las únicas cosas con las que me he permitido soñar. Sentía que la vida se me fue cuando ella dijo “Adiós”, e incluso pensé que esa sensación nunca se iría. Fue en mi cumpleaños, a inicios de octubre, que ella se fue, y desde entonces me rehusé a soñar con empeño, reír con empeño, disfrutar con empeño… A vivir con empeño, a ser una persona. Todos los días le pedía a Dios, a la Vida o a quien fuera que me llevaran, y así podría dejar de sentir, con la esperanza de que en otra vida podría encontrarla.
.
Hacía un año, ella me había prometido pasar la siguiente Navidad con ella. Podríamos cenar juntos, ver películas, darnos muchos abrazos y hacer el amor; podría hacerla tan feliz a ella como ella me hacía a mi con solo mirarla. Pero las cosas no son como uno las desea, Navidad ha pasado hace ya casi una semana, y no pude ni escuchar su voz. Extrañamente, hoy desperté y me sentía más tranquilo, como si ella, mi familia y las cosas en general hubieran dejado de tener importancia.
.
Yo me sentía ido, mientras escuchaba los llantos de mi familia, llantos en honor de un tío muy querido, que se fue antes de tiempo, víctima de las circunstancias. Yo intenté decir cualquier cosa para que se calmaran, ya que siempre soy yo quien, en mi familia, se inventa un comentario gracioso o sarcástico cuando las cosas van mal, para levantar un poco la moral. Sin embargo, nadie prestó atención y todos lloraban… Solo lloraban. Y con razón, mi tío había sido muy querido, y apenas tenía 40 años.
.
Llegamos a casa de mi tío, donde se encontraba mi abuelita, para poder dirigirnos a donde sería el funeral. Mi padre se levantó y salió del auto diciendo sin dejar de llorar: –Esperen aquí, voy por mi mamá. – Los demás simplemente abrieron las puertas y se quedaron dentro, para así dejar entrar un poco de aire. A pesar de ser invierno, esa mañana era soleada y bastante cálida. El silencio reinó en el auto por unos segundos, solo siendo corrompido por uno u otro sollozo. Yo me bajé también del auto, ya que normalmente le ayudo a mi padre a cerrar el portón cuando mete el carro a esa casa.
.
Me metí al amplio jardín de mi abuela, aunque no vi a mi padre ni pude escucharlo. Los árboles del patio estaban secos, como si la partida de mi tío los hubiera hecho marchitar. El sol dejó de brillar y las grises nubes llenaron el cielo azul. A pesar de que ya me encontraba a varios pasos del auto, escuchaba los llantos de mis familiares cada vez con más fuerza, cada vez más cerca, cada vez más desgarradores y llenos de tristeza, impotencia y tal vez cierto odio. El portón se cerró de golpe en un ventarrón que me sobresaltó, y de pronto pude escuchar a mi abuelita, ya afuera de la casa, aunque no la vi ni escuche pasando por el jardín en que yo me encontraba.
.
La voz de ella se quebraba mientras saludaba a quienes se encontraban en el auto, y pronto su llanto se incorporó al coro de lamentos que emanaba de afuera de la casa, pero que yo escuchaba con la fuerza de un taladro que perforaba mi espíritu. Me dispuse a salir del portón y reunirme con los demás. Así podríamos ir al funeral, ellos podrían terminar de llorar y tal vez podríamos superar todo esto, por duro que fuese. Y es que a pesar de que yo me sentía tranquilo conmigo mismo, la situación no podía más que asustarme, nunca había oído llantos tan desgarradores.
.
Sin embargo, antes de salir volteé hacia la casa, y pude ver la puerta abierta y la luz prendida. Caminé lentamente hacia la entrada, mientras esos lamentos seguían aumentando y aumentando. Escuché el carro encendiéndose y poniéndose en marcha, pero eso no me importó, pues los sollozos seguían. Entré a la casa de mi tío, justo en el lugar donde fue encontrado, cuando se apagó la luz, dejándome a oscuras completamente, y la puerta se azotó detrás de mí, haciéndome saltar y poniéndome en estado de alerta, con escalofríos en la espalda.
.
Tanteé la pared hasta encontrar el interruptor, pero cuando encendí la luz de nuevo… Ya no estaba en casa de mi tío y mi abuela… Estaba de nuevo en mi casa, en la sala de mi casa. Los lamentos dejaron de escucharse en mis oídos, pero podía escuchar que ahora venían del piso de arriba. En la casa no había nadie, y aparentemente ya era de noche, pues por las ventanas solo se podía ver una gran oscuridad y niebla, nada más. El miedo me llenaba y estaba al borde del llanto cuando subí las escaleras y se apagaron todas las luces, excepto la de mi cuarto.
.
Caminé, un paso a la vez, hacia la puerta. Cerré los ojos, temiendo encontrar algo que no deseaba ver. Entré y los abrí. En mi cama, me encontraba yo, con los ojos abiertos, inmóvil. Me encontraba abrazando un marco de fotografía, y llevaba la misma ropa que traía puesta yo en ese momento. Tenía lágrimas ya secas en el rostro, y una mirada completamente perdida e inexpresiva. Además, dos arroyos de sangre habían terminado de emanar de mis muñecas. Era yo, y yo estaba frente a mi cuerpo.
.
Me arrodillé y no pude hacer más que gritar, uniéndome al coro de llantos y gritos de mi familia. Tomé el marco de fotografía de mis manos muertas, y pude ver una foto de ella, sonriendo y mirando a la cámara; con esa sonrisa tan hermosa que siempre me robó el aliento y esos ojos llenos de fuego en el que me consumí una y otra vez. Sostuve el cuadro con una mano, y con otra abrí las cortinas, deseoso de ver el cielo y tal vez, intentar partir de este mundo. Pero no, afuera de la ventana de mi cuarto no estaba el paisaje habitual; paisaje compuesto por el cielo, montañas y casas cercanas.
.
No, ahora había un muro cubriendo la ventana, yo me encontraba atrapado. La luz se apagó, y cuando se volvió a encender, yo estaba en un cuarto completamente negro, amplio, lleno de gente. Mi familia, mis amigos, ella y todas las personas que significaron algo para mi estaban ahí, además de otros desconocidos. Todos lloraban y comentaban vivencias relativas a mí o a mi tío. Miré al centro del cuarto, y pude ver dos féretros. Junto a uno, estaba mi tío, de pie, llorando y mirando hacia mí. No dijo nada, solo levantó su mano en señal de despedida, y dio la media vuelta, desvaneciéndose en el aire.
.
Tal vez yo debía hacer lo mismo, partir y dejar ir el pasado. Aun tenía el retrato de ella en mi mano, así que lo sostuve nuevamente, lo besé y le dije: –Tranquila. Te amo, te encontraré el la próxima vida. – lo abracé, miré a mi alrededor, notando que poco a poco los llantos de hacían más tenues y las personas se veían mas lejos. Miré de nuevo al cuadro, y me centré en sus ojos y el fuego que los llenaba. Tal vez vi con mucha fuerza, pues ese fuego de pronto salió de la imagen y comenzó a encenderse a mí alrededor. Sin saber que es lo que pasaría, cerré los ojos, dejé que mi alma se fuera y permití a sus ojos, llenos de fuego, que me consumieran por última vez.
.
Entonces, me quedé solo.
No había llantos, dudas ni temores.
No estaba ella, ya ni siquiera estaba yo.
.
Solo oscuridad y silencio.

Sobre la gente que habla bonito y no sabe nada… (Poema-Reflexión)

Denuesto a los Zascandiles
.
Desde mi berlina, hoy haré un soliloquio
En nombre de la inepcia de aquellos “tan leídos”
Yo seré muy melifluo, o tal vez ellos son unos chotos
Que a sus paparruchas no escriben ni un escolio
.
Y hasta creen que se merecen de toda oblación
Hasta en sus opúsculos hablan de modo execrable
Son vestiglos y jácaros, cada uno es felón
Cuya lengua es ignota, para la gente que no sabe
.
Se que no soy vate, pero ellos merecen la ergástula
Dejar a todos in albis, de ínclito no tiene nada
Recalcitantes quincallas ofrecen, quieren ser preconizados
Aunque la fanfarronería y el ego, son su peor tara
.
Piógeno a mis oidos siempre resulta su lenguaje
Pues creen que verbosidad e inteligencia son lo mismo
Yo vitupero su actuar pues para mi es deleznable…
Ser todo un zote y para sentirse mejor, hablar bonito
.
__________________________
.
Creo que muchos no entenderán este poema. Sin problema, estuve una hora buscando palabras raras y sus significados para poder hacerlo (al final del post pondré que significan). Este poema es una crítica a la todas las personas que por tener cierto grado académico o simplemente por conocer palabras que nadie más sabe, ya se sienten los eruditos que el mundo esperaba. Seamos honestos, el fin del lenguaje (hablar, escribir y demás) es SER ENTENDIDO.Por tanto, si usas una lengua que nadie más conoce, ¿de qué sirve? ¿para sentirte superior, pero quedarte solo?
.
En fin… yo cuando escucho a gente hablando así, no me imagino que son cultos ni mucho menos. Más bien, pienso en Brucie. Brucie es un personaje de una película de football americano(“Golpe Bajo”), el cual hace mucho ruido y se siente el mejor, pero a la hora de la acción resulta ser de los jugadores más inutiles en el campo (excepto para esa patada corta involuntaria, claro está).
.
Mi punto es que esa gente tan pedante y petulante me molestan mucho. Muchos escritores y poetas usan palabras extrañísimas, y son aplaudidos por el simple hecho de tener cerebros de diccionario y no de ser humano. Y es peor en el caso de políticos que usan palabras elegantes y “neutrales” para describir males sociales. Por ejemplo: no es hambre, es “carencia”, no es asesinato ni narcotráfico, es “tasa de criminalidad”, etcétera.
.
Yo (no por presumir), me considero buen poeta, y no por ello hay que apantallar a todo el que te lea; al contrario… Si te entienden, te quieren (o eso creo yo). Obviamente el uso de metáforas y de un lenguaje más o menos rico (no repetir cada dos renglones las mismas palabras) son herramientas valiosísimas, incluso el uso de una o dos palabras rebuscadas (ahí si: nada más para adornar y SIEMPRE hay que explicar que significan, para ser entendido). Eso es todo, solo quería dar mi opinión sobre el tema. ¡Buenos días!
.
Glosario
.
  • Denuesto: ofensa o insulto.
  • Zascandil: hombre despreciable o estafador.
  • Berlina: un tipo de auto (un sedán).
  • Soliloquio: un monólogo, una reflexión o discurso en voz alta que da una sola persona.
  • Inepcia: ineptitud, ser necio.
  • Melifluo: dulce como la miel.
  • Choto: así se le dice a un cabrito cuando está mamando de su madre (lo he escuchado como sinónimo del insulto “mamón” por eso mismo).
  • Paparrucha: acto estúpido o rumor falso, pero que la gente se cree.
  • Escolio: nota breve o comentario gramatical en un texto (típicas notas a pie de página).
  • Oblación: tributo.
  • Opúsculo: ensayo o discurso muy breve.
  • Execrable: reprobable.
  • Vestiglo: monstruos de aspecto horrible.
  • Jácaro: un hombre de aspecto agradable, pero fanfarrón y rufián.
  • Felón: alguien falso, canalla y traidor.
  • Ignota: desconocida.
  • Vate: un escritor que produce la mejor poesía.
  • Ergástula: cárcel romana donde se enviaba a los esclavos.
  • In albis: sin comprender nada, “en blanco”.
  • Inclito: un gran logro o capacidad.
  • Recalcitante: obstinado y terco.
  • Quincalla: objeto de poco valor.
  • Preconizar: alabar o apoyar.
  • Fanfarronería: usar el alarde para sentirse superior.
  • Tara: error o debilidad.
  • Piógeno: que produce pus.
  • Verbosidad: uso excesivo de palabras.
  • Vituperar: condenar, censurar.
  • Deleznable: inconsistente, sin congruencia.
  • Zote: torpe o bobo.
.

Furia Asesina (Poema Improvisación III)

El tema de esta improvisación es… el asesinato, la locura y la muerte. He andado inspirado escribiendo pequeños relatos de terror, y espero con ansias poder subirlos posteriormente. Mientras pasa, aquí les dejo esta pequeña improvisación:
.
Andando por la calle, lleno de furia asesina
Pasos manchados de sangre, vigilando a todo el que camina
Cerca de mí, más bien junto mío hay un niño pequeño
Estira la mano, estalla en llanto y luego sale corriendo
.
El mira el color rojo en mis ojos y en mi rostro
Heridas del último encuentro, ese hombre era un demonio
Peleó y resistió, pero el filo siempre corta la vida
Y ahora yo camino mientras él ya no respira
.
Anochece, escucho las sirenas sonando
Entre dos botes de basura yo escondido, me quedo mirando
Entro al auto, asiento trasero mientras ellos no miran
Suben ambos, cierran las puertas y así su historia termina
.
Clavo puñales, uno en cada mano, a cada asiento
Oigo dos gritos, se vuelven quejidos y como pierden el aliento
Tomo el volante, salto adelante mientras arrojó sus cuerpos
Necesitaba un automovil, ahora podré escapar de esto
.
¿Por qué lo hice? No lo recuerdo pero se siente tan bien
La adrenalina, furia asesina que niebla lo que puedo ver
Llego a una casa, luz apagada pero la puerta abierta
Busco los cuartos, encuentro gente y una nueva aventura comienza…
.
.
.
.

Sangre Febril (Poema)

Dulce es tu aroma, como la sangre, febril
Y ahora que estamos juntos, ¿dispuesta a morir?
Húndete en mi locura, hambre, sangre y frenesí
Ven conmigo, se mi abrigo, y sacia mi sed de ti
.
Mi hielo con tu fuego
Tu paraíso y mi infierno
Mascaras de amor y miedo
Eres amor, yo soy tormento
.
Tan saladas son tus lágrimas
Y tu sangre…es tan cálida
Duerme conmigo en nuestra lápida
Que tu sangre sea la pátina
.
Que tu llanto hoy nos colme de dolor y amarga pena
Mientras bebo el licor de amatista de tus venas
Se mi ángel, y prometo para ti la vida eterna
Quédate a contemplar aquella hermosa luna negra

La presentación de danza (cuento)

Un día de noviembre de 2010 para ser precisos. Nada fue igual desde ese momento, y por eso la importancia de inmortalizarlo.
 .
______________________________

 .
Era un día de noviembre. El clima era molesto, muy caluroso bajo el sol y muy frío a la sombra. Me quedé de ver con mi amigo en un puente peatonal a las cinco de la tarde, ya que una mujer muy cercana a mi me había invitado a una presentación de danza y le supliqué a él que me acompañara, para no regresar a mi casa solo en la noche.
 .
— ¿Qué sientes por ella? — Me preguntó Fernando. Él, mi mejor amigo, sabía que yo nunca había querido completamente a ninguna mujer (incluso, bromeando, solía llamarme “hombre de hielo”), pero tenía la esperanza de que eso cambiara algún día lejano. Ella, ella era especial, era hermosa y teníamos conversaciones muy agradables, pero yo no diría que despertaba en mi gran cosa. Bueno, supongo que se puede decir que la quería, pero yo prefería no pensar en el tema. Aunque he de admitir, que incluso entonces, me encantaba estar cerca de ella.
 .
— Nada. La quiero, eso creo. No sé. —, le respondí un poco nervioso, mientras abordábamos el taxi hacia donde era su presentación. — No sabes si la quieres, ¿y por eso vas a verla bailar, te pones camisa, zapatos y toda la cosa? Si, claro. —, Respondió. Yo hice caso omiso a su comentario y le di indicaciones al chofer.
  . 
Bajamos del auto en el lugar de la presentación. Era un club deportivo muy elegante, con canchas de voleibol, soccer y otros deportes. El recital de danza tendría lugar en el gimnasio de baloncesto, y empezaría en una hora, así que caminamos un rato hacia cualquier dirección, solamente para matar el tiempo.
  .
Yo tenía la fe de que encontráramos un vendedor de flores, de los que no pueden faltar afuera de las presentaciones y festivales escolares. Afortunadamente encontramos uno, que ya estaba cerrando su puesto. Compré una docena de rosas rojas y se las encargué a Fernando, ya que mis manos son muy torpes y podrían estropearlas. Seguimos caminando.
 .
Cuando llegó la hora, encontramos un lugar en las gradas del gimnasio y comenzamos a ver la presentación. Hubo de todo, grupos de niñas bailando jazz, adolescentes bailando hip hop, incluso había un niño pequeño que imitaba a Michael Jackson (que estaba aun más de moda que lo usual, pues no tenía mucho tiempo de su muerte) que nos sorprendió a todos por su habilidad. Mi mejor amigo y yo aplaudimos, echamos porras y gritamos. Yo, porque estaba nervioso de verla y me sentía eufórico. Él, porque siempre me hace segunda y el ambiente era muy relajado.
  .
Pero bueno, finalmente, el grupo de danza árabe inició su presentación. Si dijera que su número fue bueno o malo, estaría mintiendo: no lo vi. Lo único importante, era ella. El resto del mundo había desaparecido y solo podía verla a ella. Sus velos, sus manos, su cuerpo, su sonrisa… Cuando nuestros ojos se cruzaron, sentí algo que nunca había sentido: como si ella me hablara con el lenguaje de su cuerpo y yo comprendiera cada palabra. Como si ella hubiera derribado los muros que había creado tiempo atrás para protegerme del mundo, y ahora estuviera vulnerable, pero más fuerte que nunca.
   .
La música establecía un ambiente místico que hizo que mi mente volara y mis sentidos se agudizaran, lo cual me permitió mirarla con más detenimiento que nunca antes. Ella siempre ha sido hermosa, lo se. Sin embargo, verla a media luz, fluyendo con la música y embriagado de su belleza, me hicieron  notar su verdadera naturaleza.
  .
Ella era un ángel, de esos que abundan en las historias antiguas y que yo no pensé que existieran. Era la personificación de todos mis deseos y sueños, era simplemente ella. La música terminó. Ella  caminó fuera del escenario, acompañada de todas sus compañeras. La razón volvió a mí, regresé al mundo. Comencé a aplaudir tan fuerte que me ardieron las manos, y a gritar tan fuerte que mi garganta dolió. Mi amigo se rió al ver el rojo que coloreaba mi cara, y los suspiros que salían a montones de mí. Sin que me diera cuenta, terminó el recital, así que me dirigí hacia afuera del gimnasio con Fernando.
  .
No caminamos mucho hasta toparnos con ella. Yo caminé más rápido, le sonreí y le di las flores. Pude ver como sus ojos se iluminaron, me agradeció y luego me presentó a sus padres y hermanos. Por mi parte, le mostré a Fernando. La felicité, le dije que me encantó su baile y charlamos un rato antes de llegar a la entrada del estacionamiento. Ahí, dijo: — Bueno, yo me tengo que ir hacia allá—, y se acercó a mí para despedirse.
  .
Entonces, ella me rodeó con sus brazos y estrechó contra su cuerpo. Su aroma me intoxicó de una manera tan sublime, que juraría que morí por un segundo y conocí lo que era el paraíso y toda su gloria. Su cintura, ahora entre mis brazos, era delgada y suave, cálida y perfecta. Mis dedos juguetearon con su cabello, que al tacto, era más suave que las nubes de un día en primavera.
  .
Sentí sus pechos contra mi cuerpo, y a mi llegó algo parecido al deseo. No el deseo vano que se experimenta todos los días, sino una especie de entrega perpetua y total, como si ella y yo fuéramos distintos cuerpos con el mismo fin. La misma alma y aliento. Hundí mi rostro en su  cuello y lo besé lentamente. Mientras sentía como su espalda se arqueaba y erizaba, aspiré cada fibra de su aroma, cada milímetro de piel.
  .
Dios pudo llevarme en ese momento, y en verdad hubiera sido la muerte más dulce que pudiera pedir. Pasaron dos minutos (que bien pudieron ser veinte años, tal vez más; o una centésima de segundo, tal vez menos), y ella acercó sus labios a mi oído, me dio un beso muy tierno y susurró: —Gracias por venir. Eres muy especial para mí—. Yo, mientras contenía esa lágrima traicionera que quería recorrer mi rostro, le agradecí por haber entrado en mi vida, por ser tan hermosa, por haberme invitado ese día, por existir, por mil cosas que no recuerdo ya, y le dije: — Te, te quiero. Te adoro… —
  .
Escuchamos la llamada de su padre, así que se disculpó y me soltó. Comenzó a caminar hacia el estacionamiento. Yo caminé en la dirección contraria, y entonces fue cuando sucedió la magia. Recuerdo que di tres pasos. Uno, dos, tres. Después, me di la vuelta y la vi. Ella se giró al mismo tiempo que yo, y cuando nos descubrimos, comenzamos a reír.
  .
Con esa conexión tan fuerte, corrimos al mismo tiempo el uno hacia el otro, abrazándonos con tanta fuerza, que creo que desde ese momento nuestros espíritus quedaron enlazados. La naturaleza de ese lazo es tan compleja y profunda, que ella aun no la comprende. Y no la culpo, ya que ni siquiera yo entiendo como puede caber tanto dentro de un abrazo y una sonrisa. Lo he pensado desde entonces, y sigue siendo un misterio para mí. Un majestuoso y casi, casi divino misterio.
  .
En fin, ella se fue en ese momento, y yo caminé hacia Fernando, que me esperaba sentado con una amplia sonrisa burlona. — ¡Gay! ¡Par de cursis! ¿La besaste? —, preguntó riendo. Después dijo: — Mejor vamos por un taxi, que ya es de noche. Pero yo no tengo dinero, ¿está bien si tú lo pagas? — Acepté con gusto (aunque bueno, en ese momento yo estaba tan contento que hubiera aceptado prácticamente cualquier cosa). Mientras esperábamos el transporte, comentamos sobre los bailes, sobre las flores, sobre la noche y la música.
   .
Ya en el auto, se hizo el silencio. Cruzamos por un pequeño tramo de carretera, así que me quedé mirando la inmensidad. Las estrellas en el infinito espacio no parecían las mismas. Era como si algo hubiera pasado en algún lugar, y todo el Universo hubiera cambiado, volviéndose un poco más hermoso, más luminoso e incluso más cálido. — Bueno. Ahora, ¿Qué sientes por ella, mi estimado hombre de hielo? —, preguntó Fernando. Yo suspiré, mientras una sonrisa se dibujaba en el rostro de mi hermano, que sabía muy bien lo que iba a responder, pero quería escucharlo de mi voz…
   .
— ¿De veras no es obvio? ¡La amo, Fernando! La amo con todo mi corazón. —
.
.

.