¿Qué es lo peor que puede pasar? (Reflexión)

Esa es una pregunta que solemos hacernos constantemente, y sin reparar en el valor de la misma. Estás a punto de atreverte a algo fuera de tu zona de confort, y para dar ese consuelo antes de saltar, dices, “Venga, ¿Qué es lo peor que puede pasar?”. Una persona muy simplista (y tal vez con deseos de molestar), puede decirte al momento “Que algo salga mal y te mueras”; pero haciendo un ejercicio reflexivo, es simple darse cuenta de que la muerte, ante ciertos escenarios, es una caricia de amor y compasión.

De primera mano, y validando la experiencia de cada persona, pienso que la respuesta más “humana” a la gran pregunta, es bastante sencilla: “Lo peor que puede pasar, es lo peor que te esté pasando en este momento.”; lo digo por una razón solamente: en incontables ocasiones, se ha formulado otra pregunta: “¿Podría ser peor?”, la cual da a entender que, como coloquialmente se dice, “estás en el hoyo” (o como mis coaches de football americano suelen decir, aún más coloquialmente: “estás en tu mierda”).

Claro que al escuchar la anterior pregunta, cualquier persona ajena dirá: “¡Claro que puedes estar peor!”, o incluso una de las frases más insultantes que existen: “¡Hay gente peor que tú que sigue sonriendo!”. No niego que si, objetivamente, siempre se puede estar peor, pero, ¿cuál es la necesidad de invalidar el sufrimiento de otros? Decir que no puedes sentirte triste, o asustado, o enojado, o frustrado, o todas las anteriores, solo porque en algún lugar, hay alguien que sufre más que tú, es tan tonto y sinsentido como decir que no tienes derecho a sentirte feliz,o pleno, o querido, solo porque hay personas que gozan de mayores alegrías que tú.

Así que de entrada, no hay peor infierno que en el que cada quien arde. Puede que haya niños en África que no comen y gente que perdió todo en las innumerables guerras existentes, pero si el hecho de que un hombre haya perdido su trabajo es tan significativo y doloroso como para derribarlo, eso es lo peor que le pudo haber pasado. Sin embargo, no quisiera quedarme aquí, quisiera filosofar un rato más y buscar, de manera muy superficial y ociosa, que es lo peor que le puede pasar a un ser humano.

“Siempre es mejor morir que perder la vida”, dice el verso de una canción, y eso para mi, es argumento suficiente como para decir, sin duda, que la muerte no es, ni de cerca, lo peor que puede sufrir alguien. Es decir, hay escenarios en los que algunas personas desean morir para escapar de cualquiera sea la situación que están pasando, y a pesar de que el estado de “Muerte” sea algo definitivo (no puedes levantarte de la tumba), es un estado de paz (puede que no seas capaz de sentir nada bueno, pero tampoco nada malo, y esa es la razón por la que existen los suicidas).

Entonces, si la muerte no es, ¿qué será? Volvamos a la frase anterior, donde se hace la separación entre “morir” y “perder la vida”; desde una lectura de dicha linea, podríamos decir que “morir” es precisamente, el estado de ausencia de funciones físicas y biológicas en el cuerpo, pero “perder la vida”, sería algo más profundo: sería una pérdida de “la vida”, o más bien, de su significado y el deseo por conservarla un minuto más. Pero esto abre una interrogante más: ¿Cuál es el significado de la vida?

Hay quien dice que el significado de la vida es el amor, hay quien dice que el poder, la libertad, la fe, Dios, e incluso un escritor mencionó que el significado de la vida, el universo y todo lo demás es “42”, y tal vez todos ellos tengan razón. Tal vez, así como con el caso de la pregunta mencionada con anterioridad (¿Podría ser peor?), el significado de la vida sea el sentido que cada persona le da. Hay quien vive para la libertad, hay quien vive para el amor, o el servicio, o la fe (en lo que sea), o por Dios, o incluso por venganza.

Desde esta linea de pensamiento, lo peor que puede pasar, es perder el propósito, el significado de la vida, y con ellos, las ganas de vivirla, haciéndola insoportable. Y tiene sentido, ¿Qué podría ser peor que vivir para nada? Sin embargo, a veces parece que si, hay cosas peores. Puede ser que las causas externas, otras personas, etcétera, te lleven a perder el sentido (tal vez la muerte de alguien, o una guerra en la que pierdes todo, o simplemente la situación te ahorcó hasta no poder más), y en este caso, como en todas las crisis, el ser humano tiene dos opciones: rendirse ante la circunstancia y aceptar la fatalidad, o levantarse y seguirse levantando.

Pero, ¿qué pasa cuando no puedes levantarte, a pesar de seguir deseándolo? Supongamos que hay un problema, uno grave; te derriba, y te levantas. Te derriba, y te levantas. Buscas una opción,la pones en práctica, pero no funciona y te derriba. Te levantas y buscas otra, pero tampoco funciona y te derriba. Te levantas y vuelves a empezar. Otra vez. Y otra vez. Y otra vez. Y una más, hasta que simplemente la presión psicológica de otras situaciones (o personas…) te hace perder la esperanza en poder levantarte. E incluso llegas a pensar que el castigo es algo bueno, y pides por él.

Esa es la peor de las calamidades que creo que puede llegarle a ocurrir a quien sea: perder el propósito y la esperanza, llegando al punto en que pides perdón por sentir y tener sueños, y deseas con todas tus fuerzas que la tortura llegue al punto en que pierdas el corazón y cualquier otra emoción. No solo renunciar a un sueño, sino rogar por que sea destruido, e incluso pedir perdón por haber soñado en primer lugar. La pérdida de la voluntad y la esperanza.

Aquí hay una exageración enorme, no todos son torturados físicamente. Pero claro que hay miles de personas en el mundo viviendo en ese estado de “enajenación”, renunciando, un día a la vez a sus sueños. Pero ellos, sorprendentemente, no son los que más sufren, sino aquellos que, sabiendo y deseando con todas sus fuerzas, deciden renunciar a ello, con seguridad en su mente de que hagan lo que hagan, no pasará nada…

Para terminar este ejercicio de ociosidad (y tal vez de proyección), quisiera recalcar con total énfasis algo que mencioné con anterioridad. Incluso ante el peor de los infiernos, el ser humano tiene siempre 2 opciones: rendirse, y levantarse. Incluso después de perder la voluntad, la dignidad y la esperanza, siempre se puede decidir recuperarlos y volver a ser un ser humano. Por ello, y como alguna vez leí, la esperanza a veces se oculta, pero jamás se pierde.

tumblr_met83ea2Zr1rc6rsfo1_400

Anuncios

2 pensamientos en “¿Qué es lo peor que puede pasar? (Reflexión)

  1. Urban dice:

    Buenísimo, felicidades!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s