“Los Fantasmas de Rojo” ¡Creepypasta Pokemon!

No suelo hacer creepypastas, esta es la primera. Es sobre Pokemon rojo y dorado, espero les agrade y comenten que les pareció:

______________________________________

Esta historia, como muchas otras historias de miedo, sobre Pokemon, inicia con la nostalgia. Ya en el 2014, hacía muchos años que no jugaba Pokemon. En primera, pues ya había pasado la versión Oro, Plata, Rojo, Amarillo y Azul; y en segunda, pues yo solo soy fanático de la primera y segunda generaciones. De ahí en adelante, solo conozco a Arceus y tal vez a otros más, pero nunca intenté conocer las generaciones siguientes, ni me llamó la atención.

Pero bueno… como a muchos les pasa, jugar en la PC con un ROM, no es lo mismo que apretar las teclas con los pulgares del Game Boy, y como a muchos otros les sucede, jugar en un emulador de Android se me hace casi imposible pues mi maldito celular se congela y nunca puedo hacer gran avance sin desesperarme. Cierto día, sin embargo, mi teléfono se descompuso y mientras me lo arreglaban, recurrí a que me prestaran un Nokia, de los últimos modelos que tenían teclado y no usaban Android.

Esto me vino de perlas, pues logré descargar las versiones Roja y Oro de Pokemon para mi viejo teléfono, y así logré revivir un poco mi infancia. Primero, jugué el Rojo y nombré a mi Personaje “Rojo”, pues soy un tipo muy original. Como se imaginarán, el rival se llamó “Azul”. En fin, todo el juego corrió normalmente… pasé por cada gimnasio de Kanto, vencí al Equipo Rocket y logré formar un equipo bastante sólido: Charizard, Kadabra (¡gracias, regla de evolución por intercambio!), Dragonite, Gyarados, Rhydon y Nidoqueen; con ellos llegué hasta la Meseta Añil.

Bueno, en este punto he de aclarar que soy bastante “teatral”, así que a veces le hablaba a mi teléfono, como quien le grita a los personajes de una película. Por ejemplo, cuando vencía a un Pokemon con un ataque, gritaba cosas como “¡Trágatelo!”, cuando me topaba con mi rival, decía algo como “¡Vamos, compadre Rojo, mátalo y roba su dinero!”, y sonará raro, pero a veces, en mi euforia, le hablaba a los Pokemon de mi equipo como si fueran mascotas; por ejemplo, cuando mi Magikarp logró evolucionar, le dije a la pantalla “¿Quién es un buen dragoncito marino? ¿Quien es el mas letal dragoncito marino?” y cosas así…. muy ridículas, pero que muchos hacen en soledad.

Antes de pasar por la Liga Pokemon, me dispuse a atrapar a las 3 aves Legendarias, y una tras otra cayeron dentro de mi Caja de Pokemon. Esto debido a que no me gusta mucho usar Legendarios en mi equipo, pero siempre es bueno saber que los capturaste. Sin embargo, una vez que volví a la Meseta, dije algo como “Bueno, pobres Aves Legendarias… tan poderosas y atrapados. Deberíamos liberarlos, también a Mewtwo cuando lo atrapemos, ¿no crees, Rojo?” Entonces, fue que ocurrió algo extraño. Apareció una caja de texto que decía solamente: “…” y luego otra que decía “Rojo fue a dormir”. Después de eso, apareció en su cuarto. Al bajar, su madre le dijo algo relacionado a que tuviera cuidado contra el Alto Mando, y que comprara muchos Restaura Todo para aguantar.

Se que eso no pasa en el juego original, pero simplemente pensé que era una pequeña “adición”, la cual no me disgustó para nada. De hecho, me agradó que el Personaje visitara a su mamá antes de enfrentar la Liga (detalle tierno). Está de más decir que con mi equipo vencimos fácilmente al Alto Mando, a Gary, a capturé a Mewtwo. Mi costumbre, después de capturar a Mewtwo, era la de volver a vencer la Liga Pokemon, para poder “dar por cerrado” el juego. Lo que me causó conflicto, fue que al pasar los créditos,  yo dije “¡Bien! Ya hicimos todo lo que se puede hacer acá.”, eso coincidió con que terminaran los créditos, y que apareciera un cuadro de texto que decía: “¡Si! ¡Ahora seremos amigos para siempre!”

Esto fue extraño, pero considerando que ya había terminado el juego, no lo pensé mucho y pasé a jugar la versión Oro. Todo pasó como de costumbre, vencí en ambas regiones y pasé por el Alto Mando 2 ocasiones. También vencí al molesto Rival de la segunda generación, ese Pelirrojo prepotente. Sin embargo, noté algo raro. Cada que yo vencía en un gimnasio, aparecía una caja de texto con “…”, y nada más. En ningún momento relacioné eso con lo que ocurrió con Rojo, pero aparentemente si tenía mucho que ver. Mi equipo, esta vez, constaba de un Tyranitar, Noctowl, Entei (si, es Legendario, pero tuve la suerte de capturarlo y siempre ha sido mi favorito), el Gyarados rojo del Lago de la Furia, Haunter y Meganium.

Como todos saben, al final de las versiones Oro, Plata y Crystal, está el Monte Plateado… y al fondo de ese monte, está Rojo, el cual tiene un Pikachu, los tres iniciales de Kanto evolucionados, a Snorlax y Espeon. Bueno, algo raro pasó al estar en el Monte Plateado. Mientras más me acercaba al fondo de la caverna, me topé primero con un Articuno, luego con un Moltres, luego con un Zapdos y finalmente con un Mewtwo; esto no ocurría en Pokemon Oro, donde ni siquiera aparecía Mewtwo. Sin embargo, los capturé y seguí avanzando. Al llegar a Rojo, en vez de aparecer el típico “…”, me dijo “¿Dónde estabas, amigo? Espera, ¿quién es este impostor?”, y comenzó la batalla.

Rojo abrió con un Charizard, y yo con mi Gyarados, el cual venció fácilmente usando “Surf”. No le di importancia a que abriera con Charizard, siendo que siempre usaba a Pikachu como primera elección; sin embargo, me asusté cuando, en vez de que apareciera el “¡Enemigo Charizard fue debilitado! o “¡Enemigo Charizard se desmayó!”, pude leer que decía “Con el iniciamos… ¿por qué lo lastimas?”. Después, apareció su siguiente Pokemon: Kadabra, solo que en vez de decir “Rojo envió a Kadabra”, decía el texto: “¿Recuerdas?, este tonto solo sabía teletransportarse, ¡Ahora míralo!”

Al vencerlo, apareció un nuevo diálogo: “Espera, amigo. Somos mejores que este impostor, déjame mostrártelo.”, y envió a Rhydon, el cual venció a Gyarados con  su ataque de “Perforador”. Al hacerlo, pude ver un texto que decía: “¿Lo ves, compadre? ¡Vamos a matarlo y robarle su dinero!”, sin embargo, yo vencí a Rhydon y Nidoqueen. Dichas victorias fueron seguidas primero de un texto que decía “Rugido”, y luego de “Rojo ha estallado en lágrimas”. Al aparecer el Gyarados de Rojo, dijo: “¡Sólo sabía salpicar! ¡Mira al más letal dragoncito marino!”, pero también lo vencí.

Finalmente, Rojo dijo: “Vamos, amigo… Debo convencerte, usaré lo mejor que tenemos.”, y lanzó a Dragonite. Al jugar la versión Roja, este fue el Pokemon que más entrené, y ahora era mucho, muy difícil de vencer. Sin embargo, logré hacerlo después de muchas pociones y ataques. Al terminar el duelo, apareció la imagen del Monte Plateado otra vez, y el diálogo decía: “No. No. ¡No!, ¡NO!, ¡NOOOO!”, pronto, uno más: “Soy mejor, no se que hacer…Adiós.”, y finalmente la pantalla se oscureció y Rojo ya no estaba. Fui a un Centro Pokemon, y así como con la versión Pasada, una vez vencido Rojo, me gusta volver a pasar la Liga, así que me dirigí hacia la Meseta Añil.

Noté que ya era muy tarde, y que de hecho estaba asustado por el juego, así que me fui a dormir. Me costó trabajo, pero lo logré. A la mañana siguiente, no podía dejar de pensar en la noche anterior, así que decidí simplemente pasar la Liga Pokemon y ya, dejar los juegos. Sin embargo, cuando abrí la carpeta de las aplicaciones, ya no estaba la versión Roja, solo la Oro. Eso se me hizo muy sospechoso, pero entré al juego que tenía. Ahora bien, no aparecí en la Meseta Añil, sino en Pueblo Paleta. Ahí, estaban la Madre de Rojo, Oak, Azul, y el Alto Mando de la Liga, todos en círculo alrededor de un objeto gris.

Al hablarles, todos decían cosas similares. Oak decía “Pobre chico: ¿qué le habrá pasado?”, Azul decía: “Adiós, amigo. Espero tú y tus Pokemon estén mejor.”, la Madre de Rojo decía: “¡Era tan joven! Le dije que no nadara…”, y así, todos hablando de eso. Finalmente, al hablar con Lance, el decía: “Oh, Oro, gracias por venir. Rojo era un gran entrenador, ¿sabes que le ocurrió?”, y aparecía la opción de “Si”, y “No”, obviamente le dije que no. Lance proseguía: “Se ahogó de camino a Isla Canela… Oak y yo creemos que algo más pasó. Tenía un Dragonite que nadaba muy bien. Revisamos sus Poke Balls, todas vacías. Oh, Rojo.”, “Lance está llorando.”

Esto me intrigaba mucho, así que interactué con el objeto gris del centro del círculo. “Aquí yace Rojo.” Al leer eso, mi celular se apagó por un segundo. Asustado, vi como se encendía una vez más, y aparecía la animación de una batalla por comenzar. “¡Rojo quiere luchar!”, decía, seguido de “¡Te lo mostraré!”. Noté que el Sprite de Rojo era Púrpura, del color que tienen Haunter, Ghastly o Gengar… Pokemon Fantasma. Tenía, como de costumbre, 6 en su equipo, pero al llamar al primero, aparecía un Fantasma como los de la Torre Lavanda, de esos que no puedes reconocer sin el aparato de Sliph.

Mi Entei, que estaba al inicio de mi equipo, estaba muy asustado para atacar. Lo que más me asustó, fue que, en vez de decir “Vete…”, “Lárgate…”, como de costumbre, decía “Nos abandonaste…”, “Tu fuiste…”, noté que este Fantasma sabía usar los siguientes ataques: “Vuelo, Llamarada, Excavar, Giro Fuego”, ¡Era Charizard!, después de un par de turnos, y ninguna respuesta por parte de mi Entei, éste fue derrotado. Un texto apareció: “Solo es el comienzo.”, llamé a Noctowl, con esperanza de que con algún ataque psíquico pudiera hacer algo. Rojo recogió a ese Fantasma y llamó a otro. Mi Pokemon también estaba muy asustado para atacar, así que fue atacado primero.

Fue vencido con ataques físicos…los que sabía mi Nidoqueen. Uno a uno, mis Pokemon cayeron, víctimas de los fantasmas de mis viejos Pokemon. Cuando Tyranitar, mi última defensa, cayó, apareció simplemente una caja de texto que decía: “JAJAJAJAJAJAJA. ¡Soy el mejor!”, y una más que decía: “Rojo está atacando a Oro.” “¡Oro está convulsionando!”, y mi teléfono se volvió a apagar. Al encenderlo y buscar la carpeta de juegos, para ver que había ocurrido, noté que una vez más, estaba el archivo de “Pokemon Rojo”, sin embargo, el archivo de abajo, el que debería ser la Versión Oro, aparecía con un icono de archivo corrupto, y por nombre tenía: “EL IMPOSTOR MURIÓ”.

Asustado, no volví a usar mi celular hasta que repararon mi teléfono nuevo, y devolví el Nokia a mi amigo. Al día siguiente, me comentó que estaba contento de que le descargara Pokemon Rojo, pero que le parecía raro que no lo hubiera jugado. Cuando le comenté que si lo había jugado, y además que también tenía la versión Oro, él me comentó que tal vez borré mi Partida y el juego, pues en la carpeta solo aparecía un archivo que decía “Pokemon Rojo, Amigo”, el cual no tenía la opción de “Continuar”.

Anuncios

3 pensamientos en ““Los Fantasmas de Rojo” ¡Creepypasta Pokemon!

  1. azul3 dice:

    oye muy bueno :3 as mas xfa

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s