El primer premio (Miguel Ángel Ríos Ríos)

Mi poema favorito de todos los tiempos. Muy triste:

.

–El primer premio–

.
También fue una tarde del mes de los muertos
También hubo premios en nuestro colegio,
Inmenso gentío, risueño y apuesto
llenaba el salón donde se daban los premios.
.
Allí, con sus padres, amigos y deudos
Cien niños charlaban alegres, contentos
Y al par recibían sonrisas y besos.
.
A tanta algazara impuso silencio
Un timbre argentino de sonido intenso.
Leyó el secretario
Y el nombre primero que oyose en la sala
Fue el nombre de Alberto
.
¡Alberto mi amigo!, un niño modelo
De faz sonrosada de rubios cabellos.
Airoso uniforme cubría su cuerpo
Flexible, menudo y esbelto;
Estaba de luto, y en señal de duelo
Un moño negro cubría su brazo izquierdo.
.
Con paso inseguro, la vista en el suelo,
Acercose el niño a recibir su premio,
Y cuando entre aplausos volvía a su asiento,
Bañaban dos lagrimas sus ojos de cielo.
.
Caía la tarde
Del sol, los reflejos doraban apenas los montes excelsos.
.
Formando contraste con sus compañeros
que el patio llenaban de alegres gorjeos.
Alberto sombrío, la vista en el suelo,
Se quedó solito, de pie y descubierto.
Traía en sus manos artístico premio
Un álbum riquísimo de vistas, templos,
Marinos paisajes, dibujos y cuentos.
.
Como era mi amigo, como era tan bueno,
Llegue y echándole los brazos al hombro
Le dije al oído, ¿Que tienes Alberto?,
.
Clavó en mí sus ojos en llanto deshecho
Y un hondo suspiro retumbó en su pecho
¿qué tengo, me dices? ¿Tú quieres saberlo?
Pues oye, mi amigo, y guarda el secreto.
¡Yo quiero morirme!, ¡yo quiero irme al cielo!
¡Yo quiero a mi madre llevarle este premio!
.
Aún puedo escuchar aquel triste acento.
Aún veo su rostro demudado y yerto.
Un mes aún no hacía su madre había muerto
Su madre adorada, su dicha, su cielo.
.
No llores, le dije haciendo un esfuerzo.
No llores y vente conmigo al recreo
veamos los santos que tiene tu premio
Olvida esas cosas, no caigas enfermo.
¿Olvidar esas cosas? Repitió gimiendo
.
No, no es posible,
Pensando en mi madre, soñando en sus besos,
Cuán fácil me ha sido ganar este premio,
Y hoy, ¡mira! no viene para darme un beso
¿Por que madre mía? ¿Porque yo no he muerto?
.
Qué noche, Dios mío. Qué noche de invierno
Bramaban los vientos, La nieve caía.
Y el pobre Albertito llamaba a su madre:
¡Aquí estoy, madre mía!
Haciendo en el aire abrazos y besos.
.
Y luego, gimiendo, decía con júbilo:
¡Aquí tengo el premio!
¿Por qué no venías? ¡Qué alegre me encuentro!
¡Qué buena, qué hermosa! ¿Me llevas al Cielo?
.
Alberto durmiose. Después, vino el medico
Hablo de neuralgia, de ataque al cerebro
Y de otras mil cosas que ya no recuerdo.
Al toque del alba voló el niño al cielo
Y allá en las alturas se oyeron dos besos.
.
.
.
Anuncios

2 pensamientos en “El primer premio (Miguel Ángel Ríos Ríos)

  1. Luis Antonio Arciga dice:

    El autor es el Profesor Miguel Angel Rios Rios, originario del estado de MIchoacán en Mexico. Fue compañero de mi señor padre durante su estudio en la escuela normal rural.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s