Capítulo 1 – Bengred: “El Señor”

“Día 27. Mes 7 del Año 621 después de la llegada. Escrito en la Ciudad de Jeros. 
.
Pensabas que estaba muerto, ¿verdad? Tu madre te dijo eso, ya que es verdad. Al menos, no tengo permitido verte ni a nadie de la familia. Pero permíteme escribirte en estas líneas mis advertencias, consejos y legado, de manera que tú puedas elegir lo que consideres correcto.
.
El Señor nos habla, nosotros obedecemos. Así ha sido desde que tengo memoria, desde que mi padre tiene memoria y desde que mi abuelo también. ¿Quién es el Señor? No lo sabemos, y tal vez nunca podamos descubrirlo. Su máscara lo cubre, lo envuelve de misterio, terror y sin embargo, de un carisma y gracia abrumadores.
.
Ese hombre te hace querer escucharlo, te hace querer ayudarlo y apoyar cual sea la causa que necesite en ese momento. A pesar de no poder usar gestos ni sonrisas, ya que su máscara cubre completamente su rostro, uno sabe cuando está enojado, cuando está feliz, cuando te acepta y cuando te rechaza.
.
Hay algo extraño en su andar. Yo mismo juraría que lo he visto cambiar de altura y corpulencia varias veces, pero hay algo en él, que siempre te dice que es la misma persona a la que estás viendo. Las personas bajas de Jeros, mi ciudad natal, dicen que el Señor, el cual es legendario entre los oficiales y personas comunes de la ciudad, no es más que el mismísimo Brivar-Tal’el, antiguo dios de la guerra.
.
Yo dudo mucho que esa sea la verdad. No creo en los dioses de ninguna naturaleza. En mi opinión, no me cabe duda de que es un alquimista, o peor aún, un nigromante, que usa la magia arcana de la sangre para conservar su juventud y vitalidad, que por si solas, son dignas de cualquier clase de deidad.
.
Lo he visto correr más rápido que el gato montés y ser más inteligente incluso que la serpiente, emblema que lleva en su escudo. Lo he visto hundir barcos solo con palabras y apenas un disparo de su ballesta. Yo fui testigo de como se convierte, cuando tiene una espada en mano, en un tornado manchado en sangre.
.
El salvó mi vida cuando yo era pequeño. Por eso decidí seguirlo, a pesar de que mi familia se empeñó en que yo me convirtiera en caballero, tuviera tierras, mujeres y libertad. Le debo la vida al Señor, y con mi servicio intento pagar mi deuda.
.
Ni mi madre, ni mis hermanas, que aun conservan el apellido Remnis, mi apellido de nacimiento, saben de la vida oculta que llevo yo, así como mi padre, mi abuelo y cada primogénito varón en mi familia desde hace cientos de años; todos siguiéndolo a el, al Señor.
.
Yo pude ser Bengred Remnis, señor de Jeros, si hubiera querido. Sin embargo, el Señor me mostró la verdad, y a pesar de que no sepa quien es ni que desea en realidad, estoy dispuesto a entregar mi vida siguiendo su causa.
.
Por eso adopté el nombre Xivarys, que significa “serpiente” en el antiguo idioma ya olvidado: para recordarme a mi mismo todos los días, que soy un seguidor del Señor de la Serpiente. El Señor nos ha dado órdenes de cabalgar hacia la “capital”, Valhyos. ¿La capital de que? ¿Acaso los Valysse tienen poder en Jeros o cualquier otra ciudad de Therianto?
.
No importa, el Señor desea tener una audiencia especial con el hijo mayor del Rey Falgred, un tal Segrand. Hay rumores de que existe una fuerza oscura de naturaleza desconocida postrando sus garras sobre la Ciudad, y no se que tenga que ver el niño Valysse con esto, pero al Señor le parece de suma importancia.
.
¿Qué puedo decir sobre Segrand? No tengo idea de su valor, su capacidad o su vida. Algunos viajeros que han recorrido el camino desde Valhyos a Jeros, dicen que Segrand vive en el tormento que solo comprende alguien que ha tenido una pérdida tan grande como la que él, o yo, hemos sufrido.
.
Dicen que perdió a su joven esposa, pero nadie sabe en que circunstancias. También he escuchado que la reina Dionne está agonizando en su cama. Pésimo destino para una mujer tan ilustre y querida por toda Therianto. No queda mucho tiempo y es hora de partir a Valhyos, seguiré escribiendo cuando hayamos llegado.”
.
Día 4. Mes 8 del Año 621 después de la llegada. Escrito en la ilustre Valhyos. 
.
.
“Ayer por la noche arribamos a la capital. Nos enteramos que la gran Reina ha muerto hace unos días, noticia que me aflige en gran medida, ya que la única vez que vi a Dionne Valysse, yo era un niño pequeño, y la recuerdo como una señora amorosa, cálida y que te hacía sentir en confianza solo con unas palabras.
.
Hoy, nos despertamos por la mañana, y seguimos a Segrand. Él parecía que estaba ebrio, y entró cantando y gritando a una taberna, de la cual no ha salido en todo el día. Valhyos es famosa, además de por ser la capital del imperio Azarkita, por ser la capital de los burdeles. Supongo que el joven Valysse se estará divirtiendo. Bueno, que tenga una última mañana y tarde pacíficas en su vida.
.
Mis compañeros en la misión, son Shuviere, Alfred y Kraven Xivarys; no conozco sus apellidos de nacimiento. Shuviere, es un hombre pálido, delgado y alto, un poco más joven que yo. Hábil con el arco y rápido para beber, pero no muy brillante ni fuerte en el ataque cuerpo a cuerpo, según sus habilidades en los entrenamientos.
.
Alfred es un viejo amigo de Jeros, muy inteligente, poeta y libertino; pero también bastante solemne y presto para cumplir los deberes que le diga El Señor. Él, está solo encargado de llevarnos, esperar en el carruaje y luego regresarnos a Jeros cuando hayamos atrapado a Segrand Valysse.
.
Kraven, por último, es un hombre de cuidado. Desconozco su vida o historia, pero se que en sus ojos hay un odio y un rencor tan fuertes, que temo por aquel que esté presente cuando llegue a su punto de quiebre.
.
Creo que ha sufrido y se ha obligado a si mismo a endurecerse, ya que nunca habla de su vida antes de unirse a las Serpientes. Lleva un hacha muy pesada para cualquier hombre normal, y es de un tamaño descomunal, incluso para los hombres altos de Jeros o Valhyos.
.
Juntos, Kraven, Shuviere y yo, tenemos que esperar unas señales que el Señor dijo que “Reconoceremos cuando las escuchemos”, para raptar al príncipe y llevarlo a las afueras de la ciudad. Ahí, Alfred nos esperará con el carruaje dispuesto para trasladarnos a Jeros, donde el Señor tendrá su audiencia secreta con Segrand.
.
No se si planee matarlo, pero pase lo que pase, la vida de ese chico no volverá a ser la misma después de conocer al Señor. Lo se, ya que nadie conoce a ese hombre sin transformarse en otro tipo de persona.
.
Hay algo siniestro en Valhyos, no se si los demás lo noten, pero yo si. Es como si se hubiera abierto una fisura entre el reino de lo desconocido y Therianto, una fisura que tiene su sede en el centro de Valhyos, y esperara el momento propicio para atacar a los indefensos habitantes de todo el imperio.
.
Temo por mi vida, temí desde que el Señor nos mandó a Valhyos. Siento que volveré a Jeros, para morir en cuanto crucé las grandes puertas decoradas de lapislázuli y ámbar. No se que está pasando, pero parece que una sombra se cierne sobre mi. Por eso quise escribirte esta carta, hijo mío.
.
Es en estos momentos, en que uno piensa realmente en el futuro, el pasado y el sentido de la vida. Espero poder ver cien amaneceres más en mi hogar de Jeros; pero pase lo que pase, quiero que elijas siempre lo que te diga tu corazón. El Señor te buscará cuando yo muera, y se que si lo ves, te quedarás con el para siempre y lo seguirás como yo, mi padre y mi abuelo hicimos: así de fuerte es su mirada.
.
Yo elegí seguir al Señor, pero tú puedes elegir una vida normal, escoger una esposa y no tener tanta sangre ni mal en tus manos. Sin embargo, el Señor te buscará y convencerá, así que si deseas una vida más libre, tendrás que huir.
.
Te comparto mi conocimiento, ¿recuerdas la bodega del muelle, a la cual te dije que nunca entraras? Si muero, Alfred te dará la llave junto con esta carta. Ahí encontrarás toda la información del Señor que puedas necesitar, oro y lo necesario para que huyas a alguna de las islas del sur, donde nadie te reconocerá como un Remnis.
.
Es todo, Albert, querido hijo. La elección es tuya. En este momento estoy escuchando la señal que el Señor nos prometió. Tal vez si, El Señor es un nigromante y por fin logró invocar los espíritus de los muertos, ya que eso es justo lo que estoy escuchando en este momento. Mi corazón se llena de miedo, pero mis compañeros y yo sabemos que ya es hora de buscar a Segrand y llevarlo a Jeros. Vive, hijo mío, vive y se feliz, lo que sea que ello signifique.
.
.
Esta es palabra de Lord Bengred Xivarys, para Albert Remnis, heredero de Jeros”
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s