Una historia de Internet (cuento)

Hola amigos, me decido a contarles una historia de comedia ficticia, pero que bien podría sucederle a cualquiera de ustedes. Comencemos:
.
–Cuidado a quien respondes–
.
Les contaré una historia. Érase una vez, en el reino encantado de YouTube, un sujeto que veía videos en un rato de ociosidad, lo normal en tiempos de vacaciones. Este personaje, llamado Emmanuel, entró a un video cualquiera, el cual de hecho, es intrascendente ya que es uno de millones que podemos encontrar en este sitio Web. El punto es que había veces que a nuestro amigo, le sacaba un poco de quicio que gente con mentalidad cerrada (los típicos listillos que creen saberlo todo y que cualquiera que piense cosas diferentes, seguramente es ignorante o tonto, esas tonterías), así que respondió a un comentario de otro sujeto con esa personalidad tan molesta para los hombres civilizados.
.
Emmanuel, muy felizmente y sin pensar más que 1 minuto más en ese comentario que hizo, cerró su laptop y se dispuso a ir al gimnasio, salir con un par de amigos al cine y demás actividades de su interés. Pasaron los días, y tal vez un par de semanas, cuando Emmanuel recibió un mensaje a su correo electrónico, diciéndole que un usuario de YouTube habia posteado un comentario en su canal, diciendo “Tiras la piedra y huyes? jaja perdedor” (así, sin signo de interrogación, ni comas, ni nada). El usuario tenía en su nombre de perfil, el apellido “García” y un nombre que ya no recuerdo (nombre común: pudo ser Sergio, o Pedro, Pablo, o Ulises, o cualquier otro). Al ver este comentario, Emmanuel no recordó ni ubicó de ningún lado el nombre del perfil agresor, así que le respondió cualquier cosa sarcástica, con afán de hacer enojar al usuario desconocido y que dejara de comentar tonterías en canales de YouTube de gente que ni conocía, ni nada parecido. Pasaron los días, y así los comentarios de García. que cada vez denotaban más rabia (hasta cabe decirlo: ardor) y falta de intelecto.
.
Digo esto, debido a que sus comentarios eran básicamente, refritos de lo que le respondía Emmanuel; además, solo incluían insultos sin sentido ni fundamento y muchas, muchas veces la palabra “mariconsete”, o “puto” (y ya saben lo que se dice que los hombres que gustan de señalar la orientación sexual de las personas, lo cual hace esto aun más divertido). Cabe mencionar que cuando Emmanuel le decía a García que ofendía muy bien detrás de un monitor, pero de frente sería incapaz de decir “pío”, García doblaba esfuerzos ofendiendo, lo cual significaba que era verdad.
.
En fin, cada comentario hacía reír a Emmanuel, debido a que, por alguna razón, siempre había disfrutado de ver como las personas rabiaban al no saber que decir (por ejemplo, las pláticas con los Testigos de Jehová). Por eso, el seguía contestando a cada comentario, debido a que el estaba subiendo un video a su canal (y por tanto, tenía la página de internet abierta), y por lo gracioso de ver las “patadas de ahogado” de un personaje tan simpático como García.Sin embargo, por algún complejo de inferioridad tamaño industrial, García sentía que TENÍA que ganar la discusión, simplemente su vida no tendría valor alguno si no lo hacía. Así que tenía que hacer cualquier cosa para ganar (porque bueno, a él le importaba tanto que creía que era una competencia y no simplemente el típico relajo de dos desconocidos intercambiando palabras).
.
Pasaba el tiempo, y los comentarios cada vez más ofensivos y menos fundamentados (con total desesperación) de García, hicieron que Emmanuel se aburriera, hasta el punto en que se tornó algo molesto, como el ruido de la alarma de un carro a media noche: algo que no tiene sentido, pero que es ruidoso y jode mucho. Con eso en mente, él decidió rastrear sus comentarios y buscar lo que sea que pudo haber herido tanto a García (Emmanuel le había preguntado mil veces, pero él cambiaba de tema). Por fin, encontró el comentario, y lo más ofensivo que encontró, fue que le dijo a Garcia: “que mal que haya gente tan mente cerrada”, motivo por el cual nadie (hasta donde Emmanuel sabía) habría hecho tantas olas ni tanto escándalo, como si fuera la gran cosa.
.
Emmanuel, muy divertido por el hecho de que García llevara las cosas tan lejos por ese simple comentario, se lo mencionó. García, completamente iracundo (pagaría por ver su rostro de impotencia en ese momento), se tomó la molestia de bautizar a Emmanuel el “4P’s”. ¿Por qué? Les cuento, para que vean el intelecto y la madurez del sujeto: “4 P’s”, por “Pendejo, Puto, Paranoico y Perdedor”. Si, todo un Monsivaís. Emmanuel, completamente divertido nuevamente, le dijo que ya, que le pedía perdón por herirlo y que consiguiera algo mejor que hacer, que ya se tornaba aburrida la actividad de responder mensajes.
.
Aparentemente con el corazón destrozado, García se dispuso a buscar a Emmanuel en Twitter, donde pudo ver su foto y conocer sus gustos, además de otras cosas que hacía. De un momento al otro, García había pasado de ser un personaje con problemas de autoestima y de temperamento, en todo un acechador (un famoso Stalker). Después de una media hora, y que había revisado TODO el perfil de Emmanuel, le vació una tonelada de insultos “a lo loco”, basándose en las cosas que encontró. Emmanuel no sabía si sentirse halagado (es decir, debía ser muy importante para García, como para que se sintiera compelido a aprender tanto de el) o asustado. Después de la respuesta de Emmanuel, García le dijo que le proponía una tregua, debido a que, en sus palabras: “se sentía culpable por estar humillando tanto a un pobre diablo”. Ante comentario tan jocoso, le respondió con muchas risas, y con un: “está bien, supongo que será dificil dejar de mensajearme ya que te importo tanto, pero está bien.”
.
En fin, de alguna manera extraña (al parecer, analizando las fotos de Emmanuel), García averiguó la zona en la que vivía y se lo hizo saber, diciendole que le ofrecía la tregua si aceptaba que había perdido. Emmanuel, ahora si asustado (aunque no podía dejar de sentirse halagado al ser tan importante para un desconocido con baja autoestima), le dijo que estaba bien, que García necesitaba más el mérito de ganar una discusión con un desconocido por un comentario al azar de YouTube, que él ganaba. Digo, Emmanuel no se esforzó respondiendo los comentarios, y en cambio, García incluso se dedicó a rebuscar a fondo en su Twitter; el mérito era suyo.
.
Después de eso, por consejo de un amigo de Emmanuel que vió ese último mensaje, se dispuso a buscar y bloquear a García en las redes sociales que lo encontrara. Pasaron tres horas, y García, no conforme con tanto Stalkeo y amenaza virtual (porque bueno, sería incapaz de una amenaza frontal), se hizo de una cuenta nueva de Twitter exclusivamente para mandar un último mensaje a Emmanuel. “Acepto tu derrota, pero te dare un consejo: NUNCA subas fotos que delaten el área en que vives.” Emmanuel escribió, unos minutos después, un tweet donde decía que estaría en los lugares de las fotos el día siguiente.
.
Anocheció y amaneció. Emmanuel salió a caminar plácidamente y bajo la lluvia por los lugares en los que aparecía en las tres fotos que tenía subidas a Twitter (que de hecho, eran tres lugares a una cuadra de distancia uno del otro). Fue a visitar a un amigo que vivía en esa zona, corrió por un camellón y volvió a casa después de una tarde muy divertida. No hubo anormalidades ni eventos desafortunados. Aparentemente, el hombre que atacaba fervientemente la sexualidad de Emmanuel, resultó ser, como él lo había pensado, no más que un “mariconsete”.
.
Esta historia no es profunda ni con enseñanzas místicas, pero si contiene una gran moraleja: Si no disfrutas que te stalkee y amenaze vanamente un desconocido, no lo dejes callado ni respondas sus comentarios. Por otro lado, ¡es tan divertido! Hágase con precaución.
.
Buena noche, amigos.
.
.
.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s